Azul profundo

Dentro del futbol mexicano, el Cruz Azul ha sido un equipo protagonista en la mayoría de los torneos y así lo avalan sus campeonatos, sus épocas de gloria y una institución seria formada por gente...

Dentro del futbol mexicano, el Cruz Azul ha sido un equipo protagonista en la mayoría de los torneos y así lo avalan sus campeonatos, sus épocas de gloria y una institución seria formada por gente capaz, responsable y ajena a los escándalos y reflectores de la polémica.

Precisamente esa forma de trabajar ha colocado a los cementeros como equipo con obligación de estar en los primeros lugares y siempre en la lucha de campeonatos, su histórica actuación en la Copa Libertadores es uno de los grandes logros de la máquina, difícil de superar pero no imposible para otro equipo mexicano; también han contado con jugadores que han escrito páginas inolvidables dentro de la historia azul, Marín, Pulido, Flores, etc.

Es triste ver que la crisis azul ha tocado fondo en este campeonato, no es la primera, pero si la más severa, la que más se hace evidente debido al plantel que tiene y a la infraestructura con la que cuenta y que siempre se tiene a la máquina como candidato al título cada torneo. No se pone en tela de juicio la capacidad de Mario Carrillo, ni la de los jugadores, pero es realmente crítico el estado en el que se encuentra el equipo, no hay orden, no hay carácter, no hay comunicación.

Como siempre se pide la cabeza del técnico, pero los jugadores también cuentan, nadie sabe a ciencia cierta que es lo que pasa en el feudo azul, esta semana será crucial y los directivos tomarán medidas más drásticas, la afición exige y con justificada razón, resultados de un equipo del que siempre se espera más; es cierto, se nota en algunos jugadores una baja de juego considerable, Palencia es uno de ellos, desde que regresó de España su andar en la cancha es displicente, y sólo se dedica a romper playeras, Abreu en punta esperando los predecibles centros, Brown, Gutiérrez, Campos, Ledesma, Pérez......nadie puede sacar a flote la nave azul que se hunde dramáticamente en la tabla general, que si se manejara con lógica, estaríamos hablando de un problema de descenso grave, pero en ese aspecto no se preocupan debido al noble y patético sistema de competencia.

En la semana enfrentarán al Fénix de Uruguay, que si bien no ha sido un rival complicado para los otros equipos en el torneo continental, puede aprovecharse de la crisis azul; la máquina no sabe que hacer, si olvidarse del torneo local y encarar con lo poco que le queda la Libertadores, puede hacerlo, pero un equipo como éste no debe colocarse en este tipo de disyuntivas debido a su historia y abolengo; ningún equipo está exento de una baja de juego, en este caso, Cruz Azul debe apretar las tuercas de una máquina desvielada y sin rumbo fijo y que le urge componer y retomar el camino de la victoria, se antoja difícil con un torneo que prácticamente lo tiene perdido, el otro, es enfrentar a los rivales sudamericanos como si fuera una final cada partido; es indudable que no es la misma impresión la que se deja en un campeonato internacional que en uno nacional y es aquí donde se debe sacar la casta, por lo pronto, los cementeros deben cerrar decorosamente el clausura, valga la expresión, y dejar todo en el cono sur, por el bien de su afición y de los propios futbolistas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas