Contrastes: del negro al Azul

El hecho inusitado por parte de la directiva del Cruz Azul la semana pasada pone a discusión varios temas, que si fue una medida drástica o acertada, que si se pisoteó la dignidad del jugador, que...

El hecho inusitado por parte de la directiva del Cruz Azul la semana pasada pone a discusión varios temas, que si fue una medida drástica o acertada, que si se pisoteó la dignidad del jugador, que si es una injusticia, que si la solidaridad de los jugadores, etc.

Bien sabemos y muchos coinciden en que Cruz Azul es una institución seria y el hecho de estar en una situación de no ganar y a parte no jugar a nada es crítico y no es permisible en un equipo como éste; los jugadores ganan mucho dinero por su trabajo y en este caso no justificaban lo que ganaban, en base a esto literalmente los corrieron a todos pero hay que hacer notar que algunos no jugaron ni un minuto, aquí puede caber un tanto de esa injusticia pero insistimos, ¿qué hay de los que si entraban en el cuadro titular y no respondían ni siquiera con la llamada actitud?

La mayoría aplauden la decisión tomada teniendo en cuenta lo ya conocido: Que cobran demasiado y no lo mostraban en la cancha ni siquiera disputando un balón, podríamos decir que si hay razón en ello y que esa condición de “profesionales” les obliga con mayor razón a responder a las expectativas generadas en torno a ellos y al mismo equipo,pero resulta que ni eso y la mayoría del gremio futbolero tachó de injusta la decisión pero tomemos en cuenta que no se necesita ser futbolista para ser corrido de un trabajo si se tiene bajo rendimiento; en todos los aspectos laborales estamos expuestos a eso, por mucho o poco dinero que se gane se conocen las consecuencias de no realizar un trabajo por el cual se paga y se debe responder satisfactoriamente en la medida de lo posible.

El triunfo obtenido a costa de unos erráticos y desordenados Pumas fue para unos una lección para todos aquellos llamados estrellas y que no respondieron jamás en el momento indicado y que ahora viene a la cabeza la pregunta de que si regresarán, si tendrán vergüenza deportiva y jugarán por el llamado amor a la camiseta.

Del color negro de una situación incómoda a un azul que pretende brillar nuevamente se irá nuevamente esta semana porque ahora falta afrontar el compromiso sudamericano del cual parece un camino complicado y veremos si la plantilla se vuelve a formar o se tendrá que pelear con lo que se tiene; la moral del equipo ha retomado otra altura y esperemos que le respondan a esa afición que si bien algunos tachan de fría y pasiva, hay que destacar que es exigente y entregada a su equipo y que si va mal se le exige cual debe ser (debido a su historia y peso en el futbol mexicano).

Como cada vez que se presenta una situación entre directivos y jugadores, urge (como en todo el futbol nacional) una estipulación en los contratos de los jugadores, que en este caso no se les ha quitado nada y se les pagó conforme a la ley, pero hay que saber que pasa en caso de no rendir en la cancha, de no sacar los resultados esperados, de situaciones extra futbol y demás problemas que no iluminen los reflectores de la controversia y si los del progreso y buen desempeño de un trabajador (porque a fin de cuentas el jugador es eso).

En este futbol nuestro de cada día es poco probable que se llegue a acuerdos benéficos para el jugador, pero que esto sirva de ejemplo para que no se vuelva a repetir y eso depende en gran medida del gremio futbolero que es quien en teoría se encarga de dar el servicio y el espectáculo a un aficionado esperanzado en ver lo mejor de ellos en cada torneo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas