Calidad y mediocridad

Cementeros y universitarios se jugarán la vida en la Copa Libertadores, un torneo que tiene sus tintes de calidad en la misma cantidad que de mediocridad; el cuadro unamita está pagando derecho de...

Cementeros y universitarios se jugarán la vida en la Copa Libertadores, un torneo que tiene sus tintes de calidad en la misma cantidad que de mediocridad; el cuadro unamita está pagando derecho de piso y los azules debido a una crisis jamás vista en su historia están a punto de quedar fuera y lo que es peor, sin mostrar su nivel de aquel 2001.

Es evidente que la falta de planeación y de fogueo en este tipo de torneos (más bien el único en el continente) da como resultado estas desangeladas actuaciones y que sólo ponen en ridículo a los equipos mexicanos, exhibiéndolos y poniéndolos en un nivel que raya en lo malo; para certificar el comentario de arriba hay que hacer notar que la mayoría de los equipos que asisten a dicha competición son de nivel mediano en sus ligas, salvo los casos ya conocidos de los argentinos de siempre o los brasileños.

El torneo anterior fue el Cienciano, un equipo que solo mostró su medianía y sus carencias y que puso al descubierto que las ligas sudamericanas son comandadas por los “grandes” de cada país; el Bolívar, Sporting Cristal, Emelec, Peñarol y Nacional, etc. El resto eso es precisamente, el resto, equipos que llegan al torneo más importante de América saben que no pasarán de la primera o muy sorpresivamente llegarán a la segunda, no más.

En el caso de los mexicanos el Monterrey bien puso el ejemplo de lo que se cita, tal vez por obra y gracia de los directivos manden al selectivo “pre-pre” al Veracruz o al San Luis, con todo respeto para todos los equipos de la liga local, pero nunca va el que debe o el que mejor juega; no ponemos en tela de juicio las destacadas actuaciones anteriores de Atlas y América, pero eran equipos que no ganaban nada en años.

La forma correcta (pero eso si, muy utópica es nuestro país) para seleccionar a los representantes de la liga mexicana es la siguiente: 1.- El campeón y sub-campeón van de forma directa.Problema a resolver: Que se olviden de los grupos y que se haga una tabla general.2.- Si no quieren quitar su jugosa liguilla (injusta a veces pero redituable en $$), que vaya el campeón de forma directa y de los otros tres que jugaron semifinales y final se vayan con los trampolines venezolanos.

Esa es una de las formas más justas en las que podrían mostrar el nivel del futbol mexicano en una mayor realidad, no con equipos de convocatorias ni el que tenga más dinero.

En esta semana se comprobará el nivel del futbol mexicano con los resultados de Pumas y Cruz Azul, los cuales si de milagro llegan a pasar, la segunda ronda será más difícil, y si tienen pensado llegar más lejos deben olvidarse de la liga y jugar con lo que tienen el resto, aquí ya no caben excusas ni pretextos, la afición cada día se queda esperanzada en que sus respectivos equipos lleguen lejos pero la realidad es que no será así mientras los intereses sigan por delante de los objetivos deportivos; les deseamos a ambos la mejor de las suertes y de no lograr los triunfos esperados será momento para reflexionar en ver si es justo que los clubes mexicanos, cualquiera que sea, arrastre ese supuesto lugar que le da la FIFA su respectivo prestigio local.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas