¡Exhibidos!

Con tristeza vemos a la noble y fiel afición puma entregarse a un equipo que nuevamente deja cuentas pendientes y esta vez la palabra fracaso se acerca con mayores dimensiones que en ocasiones...

Con tristeza vemos a la noble y fiel afición puma entregarse a un equipo que nuevamente deja cuentas pendientes y esta vez la palabra fracaso se acerca con mayores dimensiones que en ocasiones anteriores; la falta de planeación (cosa común en nuestro futbol), la boca floja, una plantilla de jugadores que no tienen ni la más remota idea de que hacer en la cancha provocada por otra falta de idea por parte del que se dice director técnico, tienen a los pumas al borde de la eliminación tanto en el torneo local como en la Libertadores.

En el ya paupérrimo “clausura 2003” se veía una vez más su inconsistencia, algunos partidos jugando bien y la mayoría jugando mal, porque aquí no se puede hablar ya de medianías; dejando ir puntos importantes y fallando ante el marco rival como si fueran novatos; en el torneo de la Conmebol no sacaron ni un solo punto de visitantes y de local sólo dieron chispazos de buen futbol y entrega, dejaron ir casi vivo al Bolívar pudiendo golearlo, al Gremio se le ganó con entrega e insistencia y con el Peñarol fue el ejemplo de la otrora cara del equipo universitario entregando todo en la cancha haciendo válida la combinación de motivación + buen juego.

El jueves pasado cayeron en el juego especulativo, ratonero y mañoso del típico equipo sudamericano de visitante (salvo excepciones como el Santos) y más allá de que deben tener las “amígdalas puestas” nunca les pasó por la mente que a parte de amígdalas se debe llevar el cerebro bien puesto, la cabeza fría y los pies calientes; el sr. Sánchez mostró que como motivador es muy bueno pero que como técnico rara vez le salen las cosas y que los uruguayos son unos auténticos bultos que sólo se acuerdan de jugar cada que se les da la gana.

Ayer contra Santos, nuevamente fueron exhibidos todos los defectos de los universitarios y con un 4-1 en contra sepultan sus aspiraciones a la siempre sorpresiva liguilla y aun con cuentas por arreglar en Chile, donde asi como van las cosas, será difícil sortear la aduana minera, que no es imposible, pero si muy complicado y que si siguen con esa nula idea futbolística no llegarán más lejos.

Solo para pensar, ¿qué hacen con todo el dinero de patrocinio? Si Ayub es un tipo con todo el dinero del mundo....¿por qué no se contratan buenos jugadores? El pedido de “auxilio” de este señor antes del partido contra los chilenos en cuanto a solicitar refuerzos a los equipos mexicanos es cínico y solo denota su falta de capacidad y de planeación y los resultados se ven ahora; el ciclo de Hugo Sánchez ha terminado en Pumas y será necesaria una total limpia en todas las líneas para rescatar al equipo auriazul, que a pesar de haber llegado a varias semifinales les ha faltado esa decisión para dar el paso grande.

Más de 10 años sin campeonato, varios torneos nadando en la medianía, algunos brillos de futbol y semifinales pero nada,  la afición puma está acostumbrada a ver a su equipo a vender cara la derrota, a entregarlo todo en la cancha y sólo algunos jugadores se han entregado con esa devoción a los colores azul y oro; urge una reestructuración en el cuadro universitario para que salde estas pobres exhibiciones que no son dignas de un equipo de tradición y del que siempre se espera más cada campaña.

Por el momento, solo esperaremos un milagro en la visita al Cobreloa y de no conseguirlo, planear la siguiente temporada con un nuevo técnico y verdaderos refuerzos que se entreguen a lo que simboliza vestir la casaca universitaria.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas