Asnos en el Hipódromo

Pues si señores, se comprueba una vez más la ineptitud, avaricia, ignorancia y demás calificativos que se encuentran en el lodazal del futbol mexicano; los señores muy propios se van al hipódromo...

Pues si señores, se comprueba una vez más la ineptitud, avaricia, ignorancia y demás calificativos que se encuentran en el lodazal del futbol mexicano; los señores muy propios se van al hipódromo de las américas a discutir según ellos el sistema para elegir a los equipos que van a la libertadores y nos salen con respuestas ridículas comparables a las de los políticos mexicanos.

De los dos campeones solamente va uno y el perdedor jugará un selectivo con otros equipos de los cuales para no dar nombres les podemos sacar los siguientes trapitos al sol:

Uno lleva mas de 50 años y otros con más de 10 sin campeonato, otros con plantel millonario nada más no ganan el título (salvo contra quien jueguen la final claro está), otros si apenas pueden con el torneo local y encima les endilgan más juegos, otros están arrastrando la cobija. No es posible (bueno, más bien ya vimos que sí lo es) que los de pantalón largo tienen el cráneo vacío, que en sus ojos sólo ven los billetes verdes pasándose por el arco del triunfo el esfuerzo que cualquier equipo pueda dar a lo largo de dos torneos, cualquier gente en su sano juicio está conciente que esto es una burla, una farsa, un vil engaño.

Pasando a otro rubro, la Conmebol exige ciertos lineamientos para que un equipo participe en la competencia, ¿acaso al equipo de Garcís le pondrán alumbrado, al de la comarca? Si bien sabemos que no miden con la misma vara, hay que ver algunos estadios sudamericanos que francamente dan pena, pero si Santos llega a sortear este “selectivo”¿en donde jugará? ¿en Monterrey? No difamo a los equipos, pero algunos han de saber que su lugar en ese selectivo es más por favor con los altos mandos que por sus logros en la cancha.

Mucha pompa, mucho lujo mientras otros futbolistas exigen su justa paga a un dueño que voló cual colibrí en extinción se quedan deambulando y forman parte al mismo tiempo de el alto porcentaje de desempleo en esta país, claro, con sus respectivas dimensiones pero a fin de cuentas sin trabajo y las declaraciones de la gente de arriba siguen diciendo que no pasa nada, que en el futbol somos la quinta potencia mundial y algunos equipos se comparan con el Manchester por el simple hecho de vestirse de palomita, bien lo cité anteriormente, aunque la gallina se vista de paloma gallina se queda.

Este es nuestro futbol mexicano, que promete salir del abismo, que nuevamente ha caído en la fastuosidad monetaria al traer jugadores extranjeros que solo vendrán a pasear, de cambios de uniformes sin necesidad de hacerlo, de sospechas en el arbitraje, de dimes y diretes, de tipos que pregonan ser los Mesías que salvarán a la selección y que llenarán estadios, de jugadores limosneando en Europa y acaban doblando las manos con cara de humildad porque vergüenza no tienen, de colgarse triunfos ajenos, de ignorar los méritos en la cancha haciendo valer más los monetarios ¿no creen que son suficientes puntos como para tomarlo a la ligera e ir a ver una carrera de caballos?

Tenemos el futbol que merecemos, ¿hasta cuando exigiremos respeto como aficionados que somos a este noble deporte acuchillado y manchado en su esencia?

Comentario final:

Con el debido respeto para los asnos, pero por desgracia tuvimos que ocupar su nombre para describir a esa bola de ineptos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas