Doble guillotina

Durante la semana fuimos testigos nuevamente de que la guillotina esta disponible para el directivo con menor  paciencia, el magnate Vergara y el castigado Lebrija o mejor dicho, en representación...

Durante la semana fuimos testigos nuevamente de que la guillotina esta disponible para el directivo con menor  paciencia, el magnate Vergara y el castigado Lebrija o mejor dicho, en representación suya ya que se encuentra suspendido, despidieron a sus respectivos directores técnicos continuando con esto la falta de continuidad para que un equipo logre el nivel óptimo en la competencia con base a las ideas del estratega o ya de mínimo cumplir un ciclo que dicho sea de paso, nunca se cumple a pesar de los resultados.

En el caso de las Chivas podemos decir que el “Yayo” no venía desarrollando un mal trabajo con el equipo, si bien le costaba trabajo sacar algunos resultados, la suerte no estuvo con él y en parte con los jugadores que en algunos partidos mostraban cosas interesantes pero en otros no tenían ni remota idea de que estaban haciendo en un campo, el magnate de los suplementos alimenticios tiene una mancha más en su proyecto de crear al mejor equipo del mundo y los aficionados pronto exigirán resultados, en la medida que se abre la boca se debe responder con hechos y hasta la fecha Vergara sólo le quitó los anuncios a la playera (que por cierto, en un punto de vista muy particular, es bastante mala para su precio en tiendas) y ya le quitó la chamba al técnico, nomás por no dejar; el nuevo horario no funciona, la gente no responde al nuevo llamado para formar parte de el proyecto “chiva de corazón”, ¿contará Vergara realmente con la simpatía de la afición a raíz de esta medida? Ya veremos si Westerhoff tiene la varita mágica para que se de un cambio radical, que es lo que desea todo directivo, entrenador nuevo igual a campeonato instantáneo.

Con Toluca es un caso especial y que siempre lo he visto personalmente de este modo, con todo el respeto que me merece Alberto Jorge pero el señor no era técnico, le heredaron un equipo que prácticamente jugaba solo, con entendimiento hasta con los ojos cerrados, pero como se necesita una cabeza que guíe al grupo a la hora de preguntarle el seguramente respondió “jueguen como siempre” sin tener en cuenta que el jugar siempre a lo mismo hace que un equipo sea predecible y por ende, más fácil de dominar; la falta de variantes ha hecho a Toluca un equipo que ya no espanta a nadie y el Tuca Ferreti no es el ejemplo de un juego ofensivo que para los jugadores que tiene el plantel sería un franco desperdicio, si la tendencia de Ferreti es la que ha conservado los últimos años, tal vez podamos visualizar la probable salida de Sánchez, Cardozo y demás, el resultado en pos de la forma de jugar, no importa como se juegue, el chiste es ganar.

Si las cosas siguen de este modo aparentemente el próximo en la lista es Enrique Meza, hombre de comprobada capacidad técnica pero blando en carácter, a todo esto hay que plantearse la siguiente cuestión ¿y los jugadores que?Si bien deben seguir las instrucciones del técnico no creo que se las digan en chino como para no entender que el balón se patea en dirección contraria a la de la portería que están defendiendo o que le deben quitar ese balón al jugador que trae el uniforme distinto al suyo, un caso bien claro de esto es el Atlas, se fue Quirarte y empezó el milagro, señores directivos, hay que darse cuenta que quienes realizan el trabajo son los futbolistas sobre la grama, también ellos son parte del problema y si no pregúntele al Cruz Azul de la temporada pasada.

Esperemos que la palabra continuidad sea vista por los señores de pantalón largo en algún diccionario que tengan a la mano para que así puedan entender que el tiempo es valioso ayudante en la conjunción de un equipo de futbol que a la postre se verán los resultados deseados en base a esa continuidad, el señor Fergusson en el Manchester United es el ejemplo más claro y si vamos a casos nacionales Raul Arias en el Necaxa es una muestra de ello tanto así que el cambio de sede ha inyectado al plantel una nueva actitud y se han olvidado, o mejor dicho, han vuelto a recordar que el futbol debe ser un espectáculo con la debida dimensión del término, que quede claro.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas