Primer año aprobado

Se realizaron encuestas sobre el trabajo de Ricardo Lavolpe al frente del representativo nacional y según los resultados dieron un 7.7 de calificación, dicho sondeo se realizo entre gente...

Se realizaron encuestas sobre el trabajo de Ricardo Lavolpe al frente del representativo nacional y según los resultados dieron un 7.7 de calificación, dicho sondeo se realizo entre gente involucrada al medio de manera directa que en este caso fueron algunos de los equipos de la primera división.

Analizando bien este período en un punto de vista particular creo que se ha hecho lo que se ha podido y con lo que se tiene al alcance de la mano, en esta semana se dio el descubrimiento de un jugador con un origen parecido al de Zague pero en nada se puede esperar que sea el milagro o solución de un equipo en el que juegan 11 futbolistas y en el que se pretende lograr una conjunción para formar un equipo compacto y que se entienda en todas sus líneas; tampoco podemos asegurar que sea un garbanzo de a libra, habrá que esperar una futura convocatoria y veremos sus resultados, en un partido no se verá realmente todo su potencial, debe ser un proceso (como todo) para ver de que esta hecho este joven que juega en la liga griega.

De ahí en fuera podemos decir que si, el trabajo del argentino en la selección no ha sido malo, pero si regular con tintes (muy pocos, casi nulos) de buen nivel y que ha tenido actuaciones desangeladas y patéticas, se han ido 365 días en experimentos y polémicas y ese 7.7 creo es buena calificación teniendo en cuenta que el proceso que pretende seguir Lavolpe es a 3 o 5 años, tampoco se vale decir que se irá al mundial caminando, los rivales ya no son iguales; tal vez si se llegue a un mundial caminando, eso sería equivalente al 2014.

Muchas veces hemos hablado de la consistencia y el seguimiento de un trabajo en fuerzas básicas en todos los equipos del futbol mexicano, que hay que estar concientes que los experimentos seguirán y que de cierta forma son válidos en algunas ocasiones, pero lo que importa ahora es asentar una base en el equipo nacional que pretende jugar la eliminatoria en la cual los gringos han dejado de ser el eterno vencido, los directivos en vez de proponer cambios absurdos y ridículos en los congresos deben estar más al pendiente de lo que el entrenador necesita, que los calendarios tengan una lógica así como las participaciones de equipos mexicanos en la copa Libertadores para no afectarlos en su desempeño en ambas competencias, teniendo en cuenta que ojalá vaya el que se lo haya ganado en la cancha y no en la mesa con un portafolios amarillo lleno de billetes.

Habrá que ignorar los dimes y diretes de lavadero, si bien los merolicos televisivos arengan a apoyar al equipo de todos que comienzen también ellos por dar a las cosas su verdadera dimensión y no inflar a los jugadores haciéndolos creer que están al nivel de los mejores del mundo, el caso de Adolfo Bautista es más que claro, un joven que se sintió estrella de la noche a la mañana, que se le cumplieron los caprichos de su sueldo y que en Pachuca nada más no ha dado una y además ha sido separado del plantel, el mismo debe saber porque esa decisión y no lamentarse y sufrir alegando demencia de que no sabe del porqué de su marginación del primer equipo.

Con futbolistas precisamente como él, la selección nacional no podrá tomar el nivel que tanto se ha deseado; en este primer año estaremos de acuerdo en que el trabajo fue regular a secas, que falta mucho pero que en puerta está la eliminatoria y que hay que apretar las tuercas con mayor premura pero con exactitud, se antoja difícil pero hay que dejar trabajar al señor Lavolpe, el papel desempeñado en dicha competencia será el examen más difícil de todos y al final se verá si el proceso sigue o nuevamente se dejará caer la guillotina.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas