Pintoresco

Éste es un término que se utiliza en algunas ocasiones en el léxico futbolero para describir a equipos, estadios o personajes o una misma ubicación geográfica que tienen alguna característica que...

Éste es un término que se utiliza en algunas ocasiones en el léxico futbolero para describir a equipos, estadios o personajes o una misma ubicación geográfica que tienen alguna característica que los hace especiales y por ende marcan la historia del deporte en cuestión, son los que le dan un sabor distinto y a veces son mirados hacia abajo debido a su condición ya que casi siempre este término recae en equipos muy peculiares y pequeños.

La Piedad fue uno de esos cuadros con una historia casi completa en la división de ascenso con sus ya consabidas desapariciones y apariciones, su estadio el Juan Nepomuceno López desde su nombre y no se diga su estructura eran de llamar la atención y sobretodo la ciudad, muy bonita por cierto pero lejana en infraestructura para albergar a un equipo de la primera división, para suplir eso estaba la afición que fielmente los siguió hasta aquel liderato del campeonato y posteriormente su mudanza a Querétaro.

Toros de la Universidad Tecnológica de Neza, mejor conocidos como Toros Neza son tal vez el ejemplo más famoso y recordado, desde su aparición en primera división el regresar el futbol al municipio nezatlense era volver a los remotos Coyotes, la gente se le entregó al equipo y aquellas temporadas con el cabello pintado, las máscaras y los sombreros hicieron su aparición, era el reflejo de un conjunto en armonía, con buena comunicación y motivación que les permitía darle ese toque especial que hasta la fecha todo mundo lo recuerda con una sonrisa en el rostro y al mismo tiempo con cierta nostalgia.

Colibríes de Cuernavaca se estableció en un estadio rudimentario de piedra el cual en las afueras era acompañado por el cauce de un río, el calor infernal, la carretera a la vista y el público entregado, seis meses de efímero vuelo, dando en las primeras jornadas los campanazos que lo pusieron de líder general momentáneo pero al final la herencia maldita del porcentaje, las deudas, su presidente y demás cuestiones acabaron por desaparecer al equipo morelense que volvió a darle a este estado aunque fuera de manera fugaz otro capítulo en las páginas del anuario futbolero.

Zacatepec, los otrora cañeros y ahora llamados “leones” (mote por demás absurdo y sin identidad) son uno de esos cuadros que le dieron forma a la formación del futbol mexicano en los años 50, la popular selva cañera con sus temperaturas de miedo y su “Coruco” Díaz sueñan y al parecer vislumbran por fin su reaparición en el máximo circuito y de paso devolverle a Morelos su plaza en la primera división.

Con estadios de madera, de piedra, pegados al mar, clavados en zonas populares, etc. así de efímeros han sido estos equipo “pintorescos” pero que han dejado su estela en el mapa del deporte más popular de México.

Hay otros equipos que ahora se han establecido de una manera más fuerte pero cargando con ellos una historia parecida a los ejemplos citados arriba, Atlético Morelia en el estadio Venustiano Carranza y Pachuca en el Revolución Mexicana son ejemplos de cómo a través de los años y el arduo trabajo dan sus frutos, el caso del Morelia sufrió la controversia del cambio de identidad, de uniforme y propiamente de nombre a unos llamados monarcas que dicho sea de paso hasta el escudo es feo y de Pachuca pues los resultados saltan a la vista y al parecer van por más.

Es gracias a ésta característica tan especial que el futbol se enriquece y tiene sabor no solo en México sino en todo el mundo y ojalá podamos contar con más equipos de este tipo para que nunca se pierda el amor por este deporte.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas