A seguirle

El pase a los juegos olímpicos por parte del seleccionado sub-23 hay que tomarlo con la debida calma y dimensión; no se pone en tela de juicio que los jóvenes salieron a dejar el alma entera, que...

El pase a los juegos olímpicos por parte del seleccionado sub-23 hay que tomarlo con la debida calma y dimensión; no se pone en tela de juicio que los jóvenes salieron a dejar el alma entera, que estaban más que comprometidos a ganar y lo mejor de todo que lo hicieron bien ante un rival que realmente decepcionó pero eso no es culpa del cuadro mexicano el cual cumplió cabalmente con la tarea.

A todo esto hay que meditar muchas cosas; el progreso o avance que han tenido ciertos países del área en la cuestión futbolística y obviamente lo que se ha dejado de hacer aquí en México, es tan notorio este cuestionamiento que en esta competición se dijo siempre que “hay que evitar a los Estados Unidos”, una frase que más que seguridad refleja miedo y por desgracia reconocía en parte la superioridad que los gringos han manifestado a últimos años en un deporte del cual no sabían ni un gramo y hoy es innegable su desarrollo sumándole la ya triste derrota en el pasado mundial más otras cositas amontonadas por ahí.

Por fortuna o mejor dicho, por un mejor juego desplegado en la cancha los muy temidos gringos resultaron una caricatura de equipo siendo superados ampliamente por el equipo tricolor poniéndolos ya con boleto en Atenas pero lo más importante de todo es que esto debe ser el inicio del proyecto lavolpista; los jóvenes menores de 23 años posiblemente y si ellos se lo proponen podrían estar jugando en el mundial del 2006, se debe seguir también con el proceso en los equipos inferiores y las subsecuentes renovaciones de material humano en cuanto a futbol se refiere.

Alberto de la Torre ha dicho que “estamos casados con el proyecto”, sólo queda esperar que ese “matrimonio” vaya por buen camino y que se apoye en todo al técnico nacional que poco a poco y con su debida dosis de sufrimiento, críticas, gritos y sombrerazos ha salido avante, pero toda persona conciente de lo está viendo debe saber que no es suficiente este pase a juegos olímpicos, que no es necesario que se tengan que enfrentar a equipos en teoría con mayor potencial o alguna característica parecida para que jueguen de ese modo, todos los partidos que se le presenten deben jugarse al 101 % y tomarlo como una final, cada partido es un pase a un mundial, a un torneo importante, siempre jugar a ganar.

No hay motivos para que en México en el que el futbol ocupa la preferencia de la gente como deporte se tengan que hacer papelones o ridículos como los que se han tenido en ocasiones anteriores, el panorama en el plano olímpico no será fácil teniendo en cuenta que los equipos africanos se han convertido de un tiempo a la fecha en serios aspirantes a títulos importantes en cualquier nivel, Nigeria y Camerún son los ejemplos más claros de lo que aquí se cita, países con una infraestructura infinitamente menor a la que se tiene aquí y en todo el mundo se ha visto su potencial alcanzado a lo largo de la historia del futbol, de aquel Zimbabwe goleado en Alemania 1974 pasando por Argelia de 1982, Marruecos de 1986, Camerún de 1990, Nigeria de 1994 y Senegal de 2002; algunos con más pena, otros con gloria y otros que dejan gratos recuerdos pero la muestra de que han progresado es indudable; por eso y con mayor razón, los equipos representativos nacionales deben dar todo sea en el nivel que sea, están obligados a hacerlo debido a que hay un respaldo (con todo y sus escándalos pero esta ahí) presupuestal, histórico y moral en el plano futbolístico que los debe hacer crecer en mayor medida de lo demostrado a lo largo del tiempo.

Se dice que al equipo se le apoya en las buenas y en malas, pero si estamos concientes de que el equipo tiene las estructuras y potencial humano para hacer más de lo esperado, entonces al equipo se le apoya en las buenas y en las malas, pero también en esas malas, se le exige y con justificada razón.

Que esta victoria sea sólo el principio y seguimiento de un trabajo dedicado y continuo en los equipos nacionales y que los resultados sean los que el aficionado espera desde hace mucho tiempo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas