Satanización

El rápido ascenso de Vicky Tovar fue igualmente veloz que su descenso. Después de aquella polémica decisión o mejor dicho, reclamo por parte de Tigres con la negativa de que no querían ser...

El rápido ascenso de Vicky Tovar fue igualmente veloz que su descenso. Después de aquella polémica decisión o mejor dicho, reclamo por parte de Tigres con la negativa de que no querían ser arbitrados por la Sra. Tovar, las cosas se fueron tornando en distintos colores; al saberse de la injustificada negativa a realizar su trabajo se le dio su primera oportunidad en un juego oficial de la liga; su labor no fue mala, podemos decir que salió bien librada para seguir con la gente que se colgó milagritos a raíz de su actuación; la señora presidenta fue la primera en tomarla de bandera como símbolo de la “enpoderización” de la mujeres en México; una ola de entrevistas al grado de artista de la televisión, un segundo partido con una mala actuación y, como castigo, la primera “A”.

Ayer, por desgracia, no tuvo todas consigo y la presión de los jugadores y público hicieron mella en su desempeño, llevándose reclamos y por ende duras críticas que seguramente la mandarán a la congeladora arbitral o al inframundo de la división de ascenso; no queremos defender a la señora por su mala actuación, lo que se pone en tela de juicio es que el resto de los compañeros árbitros a través de la historia han cometido peores errores y si la mala suerte o la incapacidad del colegiado lo permite, afecta el resultado del partido en cuestión provocando con esto la ira y reclamos del equipo perjudicado.

Obviamente, los errores de los árbitros se han evidenciado más debido a los programas de televisión que en parte ponen al arbitraje como una actividad propensa a errores humanos, pero, al mismo tiempo, los exhibe en el total desconocimiento del reglamento así como en la falta de concentración a la hora de realizar su labor; entendemos que no es nada fácil lidiar con veintidos futbolistas, dos entrenadores, dos bancas llenas de suplentes y cuerpo técnico además del llamado monstruo de mil cabezas que es el público, que siempre tendrá en el cuerpo arbitral su blanco favorito a parte del equipo que hace la visita.

Como ya hemos comentado en anteriores ocasiones, la mafia reinante en la comisión de arbitraje no es de extrañarse y sigue en boga con el doctor Codesal manejando los hilos, controlando desde las designaciones hasta la marca (muy mala por cierto) de los uniformes que usan; por desgracia, Arturo Yamasaki se ha visto rebasado por esta maraña comandada por el uruguayo mexicano.

El nivel del arbitraje en México es cada día más preocupante y los errores cometidos en los partidos del campeonato ya empiezan a ser algo más que yerros humanos o accidentes del futbol, el abanderado que anuló el gol a Pumas ya ha tenido varias actuaciones similares y no ha sido sancionado, de tal forma que no hablemos únicamente de la señora Tovar como punto flaco del gremio arbitral de la primera división, tampoco soportar manifestaciones de pseudo aficionados en la federación culpando a los colegiados de sus derrotas más recientes, lo que urge es una reestructuración en el medio así como por parte de la FIFA (a fin de cuentas, para lo que sirve) una actualización y revisión a las reglas o una modificación a las mismas para hacer del futbol si no un deporte exacto en cuanto a sus marcaciones y veredictos al menos que se tenga un mínimo de errores en ellos, la entrada de la tecnología en algunos aspectos que no le quiten al juego su esencia o cantidad de polémica que una jugada pueda provocar, el uso de micrófonos para acabar de una vez con los dimes y diretes de supuestos insultos o quizás las cámaras en jugadas previamente establecidas para una posterior revisión sin que se rompa en la medida de lo posible el ritmo del juego, en el futbol americano se puede hacer esto porque es, en parte, un deporte más pasivo y que permite las revisiones y que aun así, han acarreado polémica en algunos casos.

Reiteramos nuestra opinión en la dificultad de saber llevar un juego de futbol, pero no se puede seguir cometiendo este tipo de errores y, sobretodo, sin que haya un verdadero mando en la comisión de arbitraje y en la federación.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas