A dos jornadas del final

Como cada mini torneo, las últimas jornadas son siempre las decisivas en cuanto a las aspiraciones de los equipos, haciendo notar, una vez más, la enorme y acostumbrada inconsistencia y...

Como cada mini torneo, las últimas jornadas son siempre las decisivas en cuanto a las aspiraciones de los equipos, haciendo notar, una vez más, la enorme y acostumbrada inconsistencia y mediocridad de algunos.

Vamos por partes:

Entre fieras está el asunto de la regularidad y el buen juego, los de Chiapas más que sorpresa son el resultado del trabajo de un buen técnico y de un puñado de jugadores con ganas de jugar y alejados de las controversias extra cancha, conjuntados y ordenados, eficaces y prácticos; por otro lado, los Pumas ya se están alejando de la suerte y han retomado nuevamente las características que los han distinguido por años: rápidos, dinámicos y entregados en la cancha al 100%; por fin han solucionado su problema de artillería y son el más serio candidato al campeonato, que en verdad hace falta en esta institución.

Guadalajara y América, después de haber desarrollado un clásico con su dosis de polémica, han demostrado mucha regularidad sin llegar a un nivel excelso, pero con lo suficiente para asegurar su pase a la liguilla; los tapatíos muestran un poco de debilidad en su media cancha; los amarillos echarán un volado entre la Libertadores y el campeonato local.

Toluca, con problemas, pero es un hecho que en la liguilla será el más duro. Los rojos siempre son garantía de protagonismo y espectáculo en la fiesta grande.

A continuación, los equipos que pelean por su clasificación de panzazo: Pachuca, Tigres, Cruz Azul, Irapuato, Atlas, Querétaro, Santos, Atlante, Necaxa y Morelia, simplemente sorprendente que diez equipos puedan acceder a una oportunidad por el campeonato, de estos equipos la constante son los altibajos; pueden ser goleados, pero pueden ganar cuando menos lo esperan y pierden hasta con el menos pensado. El único al que se le puede hacer mención aparte es a el cuadro de la Laguna, que después de una serie de problemas serios, mostró profesionalismo y se dejó ver en la cancha; tal vez se inclinen por la Libertadores, decisión que, en lo personal, me parece correcta. El resto si llega a pasar a la siguiente etapa dudo que llegue lejos, a pesar de que sabemos todos que en la mentada “fiesta del futbol mexicano” todo puede pasar.

Veracruz y Monterrey son ejemplo de mediocridad y falta de ambición, simplemente decepcionantes, aunque aquí hay que hacer espacio al citado Morelia, que comparte la displicencia junto con los jarochos y regios en el presente torneo; y en la antesala del infierno, los Tecos, que dieron un muy mal torneo, con un buen plantel ya están más que salvados, tendrán primero que saber trabajar con los Leaño antes de que sus decisiones los pongan otra vez en esas instancias del descenso; la cosa es de dos, en una opinión muy particular, ambos deberían irse pero no es posible, los partidos que les quedan son unas auténticas finales para ellos y los potosinos podrían tener su funeral en casa con el diablo como testigo, mientras que los poblanos estarán ante un Monterrey sin pena ni gloria.

Estaremos a la expectativa de un final de torneo que si bien siempre deja sabor a inconsistencia no deja de atraernos y emocionarnos, a pesar de sus fallas y sorpresas.

 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas