La identificación del jugador con los colores

Los valores del Fútbol, la identificación del jugador con los colores.

Los valores del Fútbol, la identificación del jugador con los colores. El retiro en la presente temporada del internacional Tony Adams a los 36 años y después de 19 de jugar en el Arsenal fueron vistos por la opinión deportiva inglesa como uno de los sucesos más trascendentes de la historia del deporte ingles, la entrega y el profesionalismo demostrado por Adams desde 1983 siempre serán recordados por la afición de los “cañoneros” del Arsenal, identificación con los colores. Franco Baresí del A.C. Milán, nunca vistió una camisa que no fuera la “rossonera”, jugo 4 Copas del Mundo para Italia (1982 – 1998) y se retiro del fútbol activo a los 38 años cumplidos. Su sucesor en el corazón de los aficionados es Paolo Maldini, a los 34 años ha jugado toda su vida para el mismo club y ha igualado a Baresi en mundiales jugados (1990 – 2002), debuto con el A.C. Milán a los 16 años y ya anunció su retiro para el próximo año con la camiseta de toda la vida; con el Real Madrid, Manolo Sánchis es un caso semejante al retirase después de 20 temporadas en ese club. Estos 4 jugadores son solamente algunos ejemplos de esa clase de futbolistas que cada vez vemos menos, jugadores que se entregan en cada partido y que en cada momento demuestran una plena identificación con los colores. En su mayoría son jugadores que se formaron en el club desde niños, y que es ahí donde se les inculcaron los valores que los harán no solamente mejores futbolistas, sino también mejores personas. Existe también el ejemplo de jugadores que llegan a un nuevo club, (generalmente en el extranjero) se identifican con los valores de la institución y la afición de inmediato le profesa un amor incondicional al ver su entrega en la cancha, no es este el club que los formo, pero es el que los verá consolidarse como jugadores y personas: En 1998 la Fiorentina descendía a la Serie B de la Liga Italiana, su capitán, goleador y jugador insignia era el argentino Gabriel Omar Batistuta y en ese momento varios de los equipos más importante de Europa pusieron sobre la mesa una fuerte suma de dinero para hacerse de sus servicios, la respuesta del “Batigol” fue sorpresiva para todos y rezaba algo parecido a esto: “Me debo al club, a la hinchada y a mis principios; me quedare en la Florentina y no me iré de aquí en tanto no logremos el ascenso a la Serie A”. En la temporada siguiente estaban de vuelta en la máxima división de Italia, el amor y la lealtad a la camiseta demostrada por el artillero nunca serán olvidados por la hinchada. Lamentablemente el fútbol ha cambiado mucho en los últimos 20 años y las reglas ahora son dictadas por el mercado, los intereses económicos han rebasado a los deportivos y esta clase de jugadores tiene a desparecer debido a los nuevos reglamentos de transferencia de jugadores y a la vorágine en que se ha convertido el mercado de fichajes que difícilmente permite que la identificación de un jugador con la afición y con el club pase de dos o tres temporadas, excelentes jugadores que se podrían haber vuelto símbolos en un club, son solamente aves de paso en la mayoría de los casos Hace unos años, en España principalmente los equipos pusieron de moda un nuevo esquema para fichajes al incluir en el contrato de los jugadores un clausulado especial a sus jóvenes valores identificados con la afición y con los colores que de alguna forma los protegía de lo salvaje en que se había convertido el mercado en la década pasada, de esta forma el Real Madrid pudo mantener en sus filas a valores de su cantera como Raúl o Gutí, actualmente estas “Cláusulas de Rescisión” solamente aplican en las ligas de España y Portugal. En México es difícil encontrar ejemplos de estos jugadores, el mal manejo de los directivos y los pocos principios inculcados a los futbolistas jóvenes hacen imposible una identificación plena entre club, jugadores y afición. Cada nuevo torneo la mayoría de los equipos cambian de jugadores y eso hace la identificación más complicada. Además con los constantes cambios de franquicias, la desaparición de equipos y la creación de nuevos equipos, la afición ya no sabe ni a qué equipo apoyar ante el miedo que a la siguiente temporada su equipo ya no exista. Pero sobre todas la cosas, la identificación con el club y sus principios, debería de ser más importante para los jugadores, si bien es cierto que las reglas del mercado no ayudan en mucho, los valores de los jugadores deberían de ser otros, ahora los jugadores son mercenarios del deporte y van de club en club en busca de dinero y no de identificación con un club.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas