Pero sigo siendo el 10

Que razón tenía Jorge Valdano al decir que en el fútbol “nada es más eficaz que el talento”, pero lamentablemente hay que decir que en el balompié actual ese talento se ve opacado por la fuerza y...

Que razón tenía Jorge Valdano al decir que en el fútbol “nada es más eficaz que el talento”, pero lamentablemente hay que decir que en el balompié actual ese talento se ve opacado por la fuerza y la marca y ahora se ve limitado a un reducido y selecto grupo. Históricamente la responsabilidad de “jugador diferente” ha caído sobre aquellos que se precian de llevar en las espaldas el número 10, muchos se han encargado de alentar esta fama y de elevar la posición de “orquestador” a la de “cerebro del equipo”: Francescoli, Valderrama, Maradona, Matthaus, Pelé por nombrar solo algunos. Pero todo parece indicar que el 10 es una especie en peligro de extinción. Me parece inútil entrar en la añeja polémica que la FIFA se ha encargado de enardecer a grados fanáticos respecto a quién fue mejor: si Pelé ó Mardona ya que pertenecen a un orden cronológico distinto, me parece mejor idea aprovechar que el mundial de fútbol esta a la vuelta de la esquina para analizar quiénes pueden llevar tan imponente casaca con mayor dignidad en tierras orientales y conducir a su selección a las rondas finales. He aquí una breve lista de quienes están llamados a ser el 10 del mundial: Es indudable que los reflectores en Japón y Corea voltearán a la figura de Zinedine Zidane, “el mago”,considerado como el mejor jugador en la edición anterior en la que llevo a Francia a obtener su primer campeonato cuando aún brillaba con la camiseta de la Juventus, cuatro años después y con dos balones de oro bajo el brazo que lo acreditan como el mejor jugador de los años 98 y 99 Zidane intentará volver a repetir la hazaña sólo que ahora su fútbol se ha vestido de blanco con el Real Madrid en el que se le augura un espectacular futuro al lado de Figo (balón de oro en el 2001) y Raúl. Pocas veces se ve un caso tan excepcional como el de Argentina; mientras que muchos equipos sufren la ausencia de un creador en la media cancha, a la albi-celeste lo que más le sobran son este tipo de jugadores: El “loco” Vielsa tendrá que hacer una difícil elección entre los nombres de Ariel “el burrito” Ortega cuya calidad esta probada en Italia y en River Plate, Pablo Aimar que a pesar de su corta edad ya figura en el Valencia de España, Juan Román Riquelme que llevó a Boca Juniors al bicampeonato continental y finalmente “el muñeco” Gallardo compañero de Rafa Márquez en el Mónaco de Francia. Tan tranquilo como Argentina puede estar Italia ya que para el próximo mundial cuenta con dos excelentes jugadores que no tienen ningún problema en llenar la pesada franela azul, me refiero a Francesco Totti nacido futbolísticamente en las inferiores de Roma con quien conquisto el escudeto la temporada pasada y a Alessandro del Piero que con Juventus se ganó el sobrenombre de “divino” (mismo adjetivo que le podemos dar a sus goles). En todo el mundo se habla de la espectacularidad de la selección portuguesa y se le considera como una seria candidata a alzar la copa. Gran parte de la responsabilidad de estos pronósticos radica en los botines de Manuel Rui Costa quien con su inteligencia dentro del campo es capaz de envenenar a cualquier defensiva. Es verdad que Figo atrae los reflectores en el equipo portugués pero hay que recalcar que tiene como su mejor socio al famoso “magic” que llegará a la cita mundialista apoyado por su campaña en el Milán. Agustín Ockocha es el mejor ejemplo de cómo ha evolucionado el fútbol en el continente africano; el nigeriano del PSG combina en su juego la velocidad y fortaleza (característicos del fútbol de color) con la técnica europea. Después de haber paseado su juego por césped, Turco Ockocha pasó a un club grande y junto con Kanu pretende hacer que las “águilas verdes” emprendan el vuelo. No podemos olvidarnos de Rivaldo que es una de las principales armas con las que cuenta la selección de Brasil que necesitará más que nunca de la magia del jugador del Barcelona para superar la grave crisis por la que está pasando. Es un jugador capaz de resolver un partido e incluso un campeonato. Por supuesto que hay más jugadores y que en una copa del mundo todo puede pasar, simplemente pienso que los antes mencionados son los que llegan en mayor plenitud al lejano oriente, pero tendremos que seguir de cerca a jugadores como: Mostovoy (Rusia), Liümberg (Suecia), Sand (Dinamarca), Blanco (México), Nakata (Japón), Oliveira (Uruguay), Mcarty (Sudáfrica), Aguinaga (Ecuador), todos ellos son futbolistas cuyo rendimiento es directamente proporcional al éxito de sus equipos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas