Mito y realidad

Nos encontramos a poco más de cien días para que arranque el campeonato del mundo; al igual que las dos anteriores ediciones la incertidumbre reina en el aficionado mexicano por el bajo nivel de...

Nos encontramos a poco más de cien días para que arranque el campeonato del mundo; al igual que las dos anteriores ediciones la incertidumbre reina en el aficionado mexicano por el bajo nivel de juego que el “tri” ha mostrado en sus últimas actuaciones. Aunque de la mano de Javier Aguirre el equipo mostró un progreso importante respecto a la raquítica selección comandada por Enrique Meza (¡ah que profe!); la selección nacional todavía deja muchas dudas respecto a que se puede esperar en Corea y Japón. Se avecinan meses difíciles para el “vasco” en los que deberá de tomar en cuenta una infinidad de factores para hacer un papel que al menos pueda ser calificado de digno. Entre esta larga lista de problemas hay mitos y realidades que el técnico nacional tendrá que enfrentar de los cuales destacan los siguientes: Mito. Se ha dicho que el equipo de Croacia se ha vuelto viejo y que su fútbol es intermitente, pero no nos confundamos y no queramos tapar el sol con un dedo. Es cierto, las mejores épocas de Suker pasaron y Boban no juega más, pero tras de ellos aparece una nueva generación de jugadores que pertenecen a las mejores ligas del mundo (Bolic es el mejor ejemplo) y que saben que la clave para avanzar a la siguiente fase es derrotar a los verdes. Además nadie parece acordarse de que fueron terceros por encima de Holanda e Italia en Francia 98. Realidad. México está en facultades de pelear de tú a tú con Croatas siempre y cuando tomen su mejor nivel y jueguen sin ningún complejo. Mito. La selección ecuatoriana sólo va a conocer el lejano oriente y a pasar lista. Realidad. Aunque en el papel el fútbol mexicano es superior al ecuatoriano, no podemos pensar que México tiene tres puntos en la bolsa, eso se tiene que demostrar en el campo y no con un micrófono como algunos compadres de Orvañanos manifiestan. Por su puesto que debemos de considerar a México favorito e incluso obligado a ganar aunque para nadie es un secreto el gran desarrollo de Aguinaga y compañía. Mito. La selección nacional puede alcanzar el nivel de la selección italiana. Realidad. Tampoco debemos pensar que este partido es un caso perdido porque comprobamos lo contrario en Estados Unidos hace ocho años. Para obtener un buen resultado con los italianos, México deberá de hacer un partido muy inteligente; sabedores que el fútbol esta del otro lado deberán equilibrar el partido a base de entrega. Mito. En caso de que la selección mexicana avance a la segunda ronda al rival en turno se le puede colocar la etiqueta de cómodo. Realidad. Si todo se da de acuerdo a la lógica el equipo de Aguirre tendría que enfrentarse a la temida selección de Portugal comandad por Figo. Mito. No se necesita la presencia de Cuauhtémoc Blanco en el tricolor. Realidad. Hay que aceptar que las aspiraciones de México están cifradas en gran medida en Blanco. Es el mejor hombre del que pueda echar mano el “vasco” siempre y cuando no se ponga en su papel de “diva” del que ha abusado últimamente y que lo llevó a declarar su salida de la selección. Seguramente el oriundo de Tepito nos hará el favor de ir representando a nuestro país siempre y cuando su cheque se expida a tiempo. Mito. La selección nacional ganara un partido en penales. Realidad. Si no se gana durante el tiempo reglamentario sería mejor cambiar el canal a fin de evitar un disgusto mayúsculo. Mito. El portero del Celaya (cuyo nombre ni siquiera recuerdo), Ochoa, Sosa, Hierro, García, etc, son la tan ansiada solución que México estaba buscando para enfrentar el campeonato mundial. Realidad. ¡Ya basta! Todos sabemos que en México no hay más de veinte jugadores con nivel de copa del mundo; es ridículo que nos sigan vendiendo la idea de que se necesita probar gente y que es necesario dar oportunidad a quienes se destacaron en una liguilla. Por si eso fuera poco ponen en ridículo el nombre del país en un torneo tan malo que ni siquiera es digno de ser mencionado. Este es el panorama que enfrentará Javier Aguirre de aquí hasta que acabe la participación de México en el mundial. Sabe perfectamente que nadie le perdonaría una eliminación en la primera fase, irónicamente también esta conciente de que pocos le reclamarían si el tricolor es eliminado en la segunda ronda.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas