Al final, la pelota manda

El futbol te permite esas cosas. A final de cuentas, todo lo que se dice, escribe y hace entre el silbatazo final de un duelo y el inicial del siguiente, es sólo para llenar el tiempo entre ellos.

El futbol te permite esas cosas. A final de cuentas, todo lo que se dice, escribe y hace entre el silbatazo final de un duelo y el inicial del siguiente, es sólo para llenar el tiempo en el que no rueda la pelota, para no morir de desesperación (deportivamente hablando). El "Vasco" estaba en un lío, se había calentado mucho un asunto que invadió los límites del patriotismo, y aunque sus disculpas valieron por el simple hecho de salir a darlas sinceramente, fue realmente el resultado de 5-0 ante Bolivia el que nos puso a pensar en otra cosa, el que nos recordó lo padre que es ver jugar y ganar a la Selección, y lo bonito que puede ser que nos vaya bien en el Mundial. Sí, Bolivia no fue un buen rival en esta ocasión, pero esos primeros 20 minutos con Barrera, Braulio y "Chicharito" volando en el césped, nos recordaron que estamos en esto para ver el balón rodar. Al final, lo que vale es que a Javier Aguirre lo contratamos porque sabe dirigir muy bien un equipo de futbol, eso es lo que queremos que haga, que logre que la Selección Mexicana juegue lo mejor posible. Si los resultados se dan y él mantiene la postura que dejó clara en esa conferencia de prensa en la que tuvo que enfrentar sus declaraciones, no tendremos por qué preguntarnos otra cosa más que ¿cómo irá a jugar su próximo partido? Ahora, si los resultados no llegan, inevitablemente empezaremos a rascar otros aspectos, a relacionar el fracaso con sus opiniones. Porque ya quedó claro que a nosotros nadie nos tiene contentos, ni cuando nos dicen que se trabaja para ser Campeones del Mundo, ni cuando nos dicen que la historia juega en nuestra contra. Vale pues, que ruede el balón y que hable el futbol. ETERNOS ESTUDIANTES Entiendo totalmente las reclamaciones de los zapopanos; les ganaron de una forma cruel y el penal es totalmente discutible, aunque reglamentario. Entiendo que la calentura es el mejor camino a los errores y que es imposible y hasta innecesario erradicarla, pero no se trata de no sentirla, se trata de saber qué hacer cuando está presente. Estaban calientes, había tela para cortar y todas esas pasiones desnudas que el futbol genera, pero también está el hecho de que si reclamas del arbitraje en todos y cada uno de los partidos, lo único que generas es una imagen de necedad e irresponsabilidad que no ayuda en nada. Dejaré clara mi postura en las dos jugadas que me parecen clave. En ese ya famoso penal con el que empató el América, habrá que aceptar que el brazo estaba arriba y la pelota pegó en él. Para mi criterio no era para marcar penal, pero si vamos al reglamento el árbitro tiene argumentos y los reclamos también, ahí es donde el futbolista debe recordar que cuando se trata de apreciación, cada quien verá para su santo. La jugada anterior de Pável me parece que sí merecía ser marcada con pena máxima, ese para mí es el peor error de Peñaloza y ahí se le fue el partido; creo que la vio pero no supo si el "Tepa" se había autoenganchado, el Asistente 1 no le dijo nada y para cuando se volvió a meter al juego, ya lo había perdido sin remedio. La expulsión se genera por esas dos acciones, hay un insulto que provoca el descontrol que tuvo el silbante; esa tarjeta es consecuencia, no causa.

Sé que para la mayoría de los que no le van a las Águilas el asunto será un robo, y para los que profesan el americanismo serán cosas discutibles y que pasan en todos los juegos. Pero para profesionalesl como lo son cada uno de los miembros de la plantilla y Directiva de Estudiantes, todos los asuntos deportivos deben analizarse más allá, con la cabeza fría, sabiendo cuándo hablar y cuándo no. Y es cierto que Peñaloza se equivocó, y lo peor, muchas veces y para ambos lados; digamos que se metió en un lío del que nunca pudo salir. Este árbitro dio un paso atrás en su carrera, que empezó siendo muy criticada por sus arranques y malas actitudes en los partidos pero que el torneo pasado había mejorado mucho... había, hasta este domingo en el que se le fue el juego de las manos. Y aquí es claro, nadie se acuerda de las buenas actuaciones de los jueces, sólo de sus errores, sobre todo con alguien que aún ha sido intrascendente para el común de los aficionados, como lo es Peñaloza.

En medio de esto hay declaraciones totalmente salidas de control. Como el hecho de que Juan José Frangie, que nunca fue futbolista y ahora maneja un equipo de futbol, diga que lo peor del Presidente de la Comisión de Árbitros es que no fue árbitro. O Miguel Herrera, que luego de perseguir a gritos al árbitro, reclame que haya entrado al túnel más cercano que era por donde estaba entrando el visitante ¿qué quería, que se fueran caminando con él para luego decir que lo estaban provocando? Vamos "Piojo", ni tú te crees esa, sabes bien que eso no significa nada. Tal vez algún aficionado que no conoce las entrañas de un estadio pueda pensar que esa puerta da directo al vestidor, pero Herrera sabe que ese inflable sólo lleva al mismo pasillo en que todos terminan para ir cada quien a su puerta.

Que los Estudiantes tengan calma, es lo mejor que pueden hacer les hayan robado o no. Ni FIFA ni la FMF van a cambiar el arbitraje porque les ganó el América; tampoco será el último error que se cometa en su contra. Es cierto que por su pasional estilo de juego y por el hecho de que siempre son el equipo con menos afición a favor en las tribunas, son un imán de circunstancias en contra, pero también les ha tocado que se equivoquen a su favor y les seguirá  tocando. No se vale recurrir a las reglas profesionales del futbolista cuando les conviene, pero comportarse como un aficionado cuando pueden sacarle partido a eso. Lo más importante aquí es que una vez que termina un juego, lo más sano es pensar en el siguiente, pues lo que ya quedó atrás, no tiene remedio. LA PRIMERA ES GRACIA... Por último, quiero comentar un poco sobre el "Chelís", que debe entender que no puede seguir haciendo ese tipo de cosas. Su personalidad es magnética, es muy inteligente, me cae muy bien y ha logado muchísimas cosas para su Puebla, pero con este tipo de arranques no creo que le esté haciendo bien a nadie. Si fue sólo un berrinche, ya está curtido como para caer en ellos. Si la estrategia es renunciar para que le rueguen y entonces tener al grupo comprometido totalmente hacia su persona, la verdad es que es un abuso de confianza, tanto para con sus jugadores, como para todo el entorno que le regala su atención por lo bueno que le ha dado al futbol. Lo cierto es que tiene que establecerse reglas de profesionalismo a las cuales no puede faltar, pues si bien administrativamente La Franja es un relajo, él tiene la posibilidad de manejar a su grupo de una mejor manera. Ya estuvo bueno de renuncias. La primera vez resulta un accidente, la segunda una cuestión curiosa, pero ya van tantas que simplemente nadie se la cree. Ya veremos qué consecuencias le trae al interior del grupo y si le funciona de nuevo la estrategia de unidad, pero por lo pronto, su credibilidad como autoridad ha quedado lastimada sin necesidad. Ojalá sepa resolverlo adecuadamente, porque su talento resulta realmente refrescante para el futbol mexicano.

Me despido por hoy, recuerden que mi correo wgonzalez@mediotiempo.net está abierto para recibir con alegría y respeto, todos sus comentarios. Nos vemos el próximo lunes o antes si el futbol nos lo demanda. Muchas gracias a todos por hacernos grandes. Walter González Editor General

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas