El Clásico y sus mochilas

Y las Chivas cumplieron el objetivo... Justo antes de la partida de sus seleccionados lograron asegurar su boleto para la Liguilla y podrán, con calma, rearmar el equipo para la Liguilla.

Y las Chivas cumplieron el objetivo... Justo antes de la partida de sus seleccionados lograron asegurar su boleto para la Liguilla y podrán, con calma, rearmar el equipo en las últimas cuatro fechas, ya con las ausencias de Michel, "Bofo", Magallón, "Venado" y "Chicharito". Sin duda, un mérito importante que hay que reconocer en el equipo rojiblanco, que planeó bien y pase lo que pase, ya es un hecho que jugará la fiesta tras tres torneos de ausencia. Le viene bien al Rebaño, que ha venido trabajando otras formas de jugar ante una ligera baja de juego con relación a las primeras fechas. Eso es lo más importante de un equipo, lograr ganar cuando todo les sale bien y encontrar la forma de hacerlo cuando tal vez no se puede mantener el nivel ideal. En el Clásico el Guadalajara no jugó mejor que América, pero siempre tuvo la certeza de lo que estaba haciendo y la paciencia para controlar los factores.

América está en un momento difícil. No están jugando mal, de hecho la recuperación de la pelota y el intento de trasladarla que el conjunto mostró durante los primeros 30 minutos que fueron realmente agradables, pero ahora están teniendo un problema que no conocían hace mucho. Juegan bien pero no definen, cuando durante mucho tiempo era la contundencia de Salvador Cabañas la que los salvaba de partidos en los que no eran futbolísticamente superiores al rival. Tal vez eso les deje derrotas, pero también los obligará a mejorar lo que anterioremente quedaba bajo la alfombra ante el resultado a favor.

El dolor de perder el Clásico seguramente es importante. Me imagino que muchos aficionados de las Águilas sentirán desesperación al ver que ni Tony López ni Daniel Márquez pudieron definir el partido, pero también habrá que comprender que estos dos jugadores, por las circunstancias, vieron acelerado su proceso (que era bastante lento) y de repente se encontraron con el peso de la delantera americanista sobre sus hombros. Más allá de calidad o talento, para cargar con eso se necesita una personalidad especial o en su defecto, experiencia.

En el Guadalajara los jugadores se sienten cobijados por un sistema diseñado para sus características. Más allá de que siempre funcione (la mala racha demostró que no es así), lo que ha procurado el "Güero" Real es que los hombres tengan en sus manos una responsabilidad "ergonómica", que les queda como un traje hecho a la medida. Claro, los errores, las bajas de juego y la calidad del rival pueden provocar que pese a esto, el equipo no juegue bien, pero no cabe duda que al menos están reduciendo al mínimo los factores en contra.

Por su parte, las Águilas están viviendo tal vez la mayor cantidad de circunstancias en contra que se pueden conjuntar en un equipo grande y poderoso de Primera División. Balas, lesiones, bajas de juego y suspensiones, han lastimado al equipo de Jesús Ramírez y hoy, los que tienen que cargar el peso necesitan tiempo para acostumbrase a él, para poder jugar con la mochila de responsabilidad que, dependiendo del carácter y la preparación, puede contenter 20 kilos de plomo que dificultan al máximo el jugar futbol, o un cohete que potencia tus cualidades... Es la misma mochila, pero con maneras diferentes de portarla. El Clásico no fue un partido brillante, no tuvo muchos goles, pero ambos equipos tuvieron virtudes, el América logró dominar por buenos lapsos a uno de los equipos más difíciles de controlar por su velocidad y variantes. Enfrente, el ganador, Chivas, logró adaptar su forma de juego al rival, tuvo paciencia, orden táctico y certeza al frente con una carga de confianza importante y sus seleccionados motivados a tope.

Hoy, ni Omar Arellano ha retomado totalmente su nivel por el simple hecho de anotar el gol del triunfo (aunque está en camino de hacerlo), ni Tony López ha dejado de ser una buena promesa por haber fallado dos opciones. Simplemente, uno tomó la mochila y la transformó en cohete, y el otro aún no puede hacerlo y la sufre como si fuera una gran molestia. Cuestión de personalidades, cuestión de tiempo, cuestión de experiencia.

Por hoy me despido, les recuerdo que mi correo wgonzalez@mediotiempo.net, está a sus órdenes para recibir con alegría y respeto, todos sus comentarios. Nos vemos el próximo lunes, o antes si el futbol nos lo demanda.

Muchas gracias a todos por hacernos grandes.

Walter González Editor General

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas