La lógica manda

A final de cuentas los duelos de Semifinales fueron basante buenos, atractivos, con buen futbol, goles y espectáculo. Que no estén los cuatro grandes no quiere decir que la liga se esté acabando...

A final de cuentas los duelos de Semifinales fueron basante buenos, atractivos, con buen futbol, goles y espectáculo. Que no estén los cuatro grandes no quiere decir que la liga se esté acabando, ni que el nivel de nuestro futbol vaya en picada o que ya no tenga sentido jugar la Liguilla. Sí, es un torneo especial por la baja de los seleccionados, pero el balompié no depende de un jugador o de un equipo, este deporte es el más bello del mundo porque encuentra siempre la forma de sorprendernos, de hacernos felices... si alguna vez te decepciona, inmediatamente encontrará la manera de reconciliarse.

Para aquellos que sólo ven los partidos de su equipo, tal vez si la liga termina en cuanto sus colores son eliminados y todo lo de más resulta una porquería, pero para los aficionados al futbol en sí, hay más razones para ver un juego que el hecho de que sólo participe su escuadra. Así pues, podemos decir que algunos equipos fracasaron, pero nunca que el torneo en sí fracasó, pues el gran regreso de Toluca y la buena planeación de Romano con Santos, merecen toda nuestra atención y todo nuestro reconocimiento más allá de la playera que defendamos.

Hay que mencionar que en la Jornada 10, los Diablos eran la decepción de Bicentenario con sólo 11 puntos de los primeros 30 posibles. Pero después de eso no han perdido un sólo partido, consiguieron 19 puntos de los últimos 21 en juego y han ligado empates fuera de casa y victorias como local en esta Liguilla para convertirse en un finalista con ligera ventaja en los momios.

Enfrente, los laguneros planearon perfecto el momento para explotar al frente luego de ir solidificado su zaga y su medio campo. Los diez goles ante Morelia, más allá de las facilidades que otorgó el desorden michoacano en los últimos 45 minutos de la serie, fueron una explosión de identidad que no había aparecido claramente en el sistema de Rubén Omar Romano.

SUERTE AL TRI

La Selección Mexicana está cumpliendo un proceso lógico, progresivo y en el que no hay manera de hacer magia, se necesita tiempo para que un equipo juegue bien, sobre todo en las circunstancias de descanso y Pretemporada que hay en el Tricolor.

 Es cierto que el Tri entra al Mundial en cierta desventaja por el hecho de cortar procesos. El mismo “Vasco” lo dijo en la extraordinara entrevista que nuestro reportero Héctor Cruz le realizó en el CAR, un proceso interrumpido es un obstáculo más para crecer. "Es difícil en pocos años (dar un salto a los primeros lugares), se necesita un proyecto que desde luego no es que cada cuatrienio cambiemos a tres entrenadores, no puedes estar tapando agujeros, ¿contratas al técnico? déjalo cuatro años y no porque no consiguió el boleto a Beijing, lo eches, claro, lo echas porque la presión mediática está 'cabrera', y entonces nos ponemos todos nerviosos, la gente, lo que lee, lo que oye, hay un ritmo que el futbol es voraz y se consume a los técnicos y a los proyectos", comentó en esa ocasión.

¿Qué es lo que sucede? Parece claro... a veces la pasión rebasa la inteligencia y ahí, no tenemos el más mínimo interés en recordar las cosas, no queremos ver hacia delante ni hacia atrás, sólo queremos desquitarnos con alguien. No es todo el futbol mexicano, pero sí hay un sector del entorno que suele presionar, criticar y castigar, afectando procesos, denigrando trabajos y empujando para abajo, frenando lo que debería ser un crecimiento constante.

Si recuerdan la pasada etapa de Pretemporada del Tri para la recta final del Hexagonal fue muy similar. Uno nada más se acuerda de la fiesta, de que se ganó la Copa de Oro goleando a EU y luego en el Hexagonal se alcanzó un extraordinario nivel para ganar cinco de seis partidos, sólo empatando el último duelo. Pero antes de eso todos ponían el grito en el cielo porque el equipo estaba duro y no concretaba al frente, se escuchaba el típico "así no vamos al Mundial", o el absurdo derrotista "para eso, mejor ni clasificamos".

Para entender el proceso del Tricolor en este momento hay que recordar otros casos similares. El equipo está avanzando, tuvo que apretar lo que debía ser un trabajo de cuatro años en uno y medio, por eso es que no hay tiempo para trabajar a puerta cerrada todo el proceso de recuperación futbolística y tiene que hacerse sobre la marcha, en los partidos amistosos. Pero las cosas van dentro de lo planeado por el "Vasco" y su Cuerpo Técnico, el equipo está desarrollando aspectos empezando por solidez defensiva, luego transición, fluidez de juego y lo último, es la zona de definición.

El "Chicharito" no está inflado, tampoco fue casualidad su contratación por el Manchester. Me parece increíble que hace un mes era él y otros diez para Sudáfrica, y ahora resulta que ya no nos gusta. Lo único que le está pasando a Hernández, es que la zona más difícil para recuperar luego de una Pretemporada es la delantera, pues ahí el timing, la fineza con el balón y la rapidez de reacción, lo son todo.

Seamos coherentes, mantengamos nuestros puntos de vista. Aguantemos vara, sabemos que los procesos SIEMPRE van de menos a más... hay que digerir bien el "menos" y así no llegaremos al "más" con dolor de panza. Todo responde a la lógica, y en esta ocasión, de nuevo acabará imperando.

Mucha suerte al Tricolor, el talento ahí está.

Por hoy me despido, recuerden que mi correo wgonzalez@mediotiempo.net, está a sus órdenes para recibir todos sus comentarios con alegría y respeto. Nos vemos el próximo lunes o antes si el futbol nos lo demanda.

Muchas gracias a todos por hacernos grandes

Walter González Editor General

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas