Ellas y nosotros

Lo hecho por la Selección Mexicana Femenil en el Mundial Sub-20 tiene un gran mérito. Sus logros se presentan en un país donde resulta realmente complicado ser mujer y jugar futbol, por tantos...

Lo hecho por la Selección Mexicana Femenil en el Mundial Sub-20 tiene un gran mérito. Sus logros se presentan en un país donde resulta realmente complicado ser mujer y jugar futbol, por tantos complejos, abusos y comportamientos absurdos que parece mentira, siguen prevaleciendo en una sociedad que se dice “civilizada”. Nuestras jugadoras hicieron un gran papel, mostraron avance, dieron pasitos hacia adelante de los que ninguno de nosotros podemos decirnos partícipes, incluso, podríamos considerarnos obstáculos. La tontería colectiva que invadió el medio mexicano al publicar casi al unísono frases irónicas comparándo a estas niñas maravilla con el Tri varonil, no es más que un abuso más para las futbolistas, a las cuales sólo volteamos a ver cuando ganan un partido en un Mundial y entonces, ni siquiera somos capaces de hacer un análisis serio e independiente de su trabajo. Me gustaría ver que todos los que se agarraron de sus triunfos para burlarse del Tri Mayor, se comprometieran a apoyar el futbol femenil con seriedad, a publicar al menos los resultados de la Superliga Femenil, último bastión de los múltiples intentos de crear una liga de mujeres en México. Quisiera que todos los que hablaron y hablaron de ellas tras la victoria ante Inglaterra y la dramática calificación a Cuartos, siguieran hablando del futbol femenil al menos una vez a la semana. Ellas no necesitan ser el material de un chiste simplón, de hecho el deporte mexicano no necesita estarse enfrentando con el futbol profesional cada vez que alguien logra algo. El día que entendamos que no podemos estar peleándonos entre nosotros, tal vez podamos empezar a pensar que nuestro deporte puede ir dando pasos hacia delante. El futbol es el deporte que más dinero deja en México, eso es lógico, pero no es un pretexto para que no se desarrolle nada más. Los recursos generados por un sector, tienen que servir para desarrollar los otros, y así como el futbol femenil para poder costear viajes, concentraciones y sueldos toma un poquito de lo que gana la Selección Mayor, así mismo los clubes tendrían que tomar una rebanadita de pastel para apoyar otras áreas del deporte, incluyendo el género femenino. Del Bosque comentaba en Sudáfrica que si bien el futbol en España es el que sustenta económicamente la estructura deportiva del país, nunca le había tocado a La Furia dar la campanada que Nadal o Gasol habían conseguido. A final de cuentas, esa estructura “aspersor” que crearon, acabó llevándolos a un desarrollo más o menos simultáneo de varias disciplinas. Lo que el futbol femenil necesita en este momento es apoyo, dinero, patrocinadores y difusión. Necesitan una estructura que nos permita tener futbolistas que entrenen en México y no sólo atenernos a que en las universidades de Estados Unidos pueden preparar a algunas hijas de mexicanas. Necesitamos que el talento que hay en nuestro país, pueda ser aprovechado y desarrollado aquí mismo, necesitamos becas dignas, equipos profesionales, entrenadores preparados para su complexión física. Lo que ellas quieren es que las tomemos en serio, que las respetemos como deportistas y las juzguemos por su trabajo, no por las derrotas de otros. Lo que ellas necesitan es saber que, si bien a ellas no les ha tocado una época de evolución deportiva, pueden colaborar para que en un futuro, el futbol femenil tenga menos obstáculos, más jugadoras en todos los rincones del país y pueda avanzar con mayor profesionalismo. Y el objetivo no debe ser ganar un Mundial, la meta es darle opciones a los habitantes del país, a todos, sean hombres o mujeres. Darles infraestructura y un desarrollo físico, mental y emocional digno; la educación no es sólo matemáticas o historia, el cuerpo también se educa, para eso es el deporte. Si un país hace bien eso, tarde o temprano lo acabará reflejando en el profesionalismo. Intentémoslo al menos... vale la pena. EL ARRANQUE Empezó el Apertura 2010 con un nivel aceptable. Cayó el Campeón rapidito aunque jugando bien, y el América, también rapidito, se metió en esa inercia que quería evitar a toda costa. Chivas demostró que tiene en sus manos una renovación importante y Pumas que será más incómodo de lo que el papel indica. Cruz Azul y Pachuca se nota que mantendrán el ritmo de equipos protagonistas, Morelia mantiene tónica y Santos nos demostró que con ese ataque, puede convertirse en un dolor de cabeza para el resto de los equipos. El Puebla reafirma su estilo y parece empezar con buen ritmo. Vi bien a San Luis, serios a Jaguares y Necaxa, y bien trabajado a Gallos. De Tigres es temprano para hablar, pero el “Tuca” tendrá que trabajar mucho para romper esa desgracia que parece habérseles metido en las venas; en tanto que Rayados tiene continuidad, plantel y al “Chupete” de vuelta. Atlante, Estudiantes y Atlas, necesitan un poco más de tiempo, un poco de paciencia y mucho, mucho trabajo para no perderse este torneo. Para todos, les deseo que sea un buen torneo y que sus resultados sean reflejo directo del trabajo que realizan. Por hoy me despido, recuerden que mi correo wgonzalez@mediotiempo.net, está abierto para recibir con alegría y respeto, todos sus comentarios. Nos vemos el próximo lunes o antes si el futbol nos lo demanda. Muchas gracias a todos por hacernos grandes. Walter González Editor General

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas