Violencia de aquí, de allá y de acullá

Por: Willy López

Por: Willy López Este último fin de semana se hizo presente la violencia en el futbol mexicano, en diferentes plazas y en diferentes divisiones. Podemos decir que quedamos satisfechos por lo acontecido en el Estadio Azteca, ya que fue mínimo lo acontecido en el partido América-Pumas el domingo pasado. No estamos disculpando al pitcher frustrado que lanzó una "paloma" cerca de donde estaba el "Chato" Pineda, ni tampoco al sujeto que lanzó un envase de cerveza que se estrelló en la espalda del moreno Silva, ni mucho menos a los pelafustanes que agredieron a miembros de otras porras, sacando así parte de su inmensa frustración que ha dañado enormemente la imagen de la Universidad Nacional Autónoma de México. El sábado nos enteramos de un suceso lastimoso, cuando varios frustrados en Monterrey, (allá también los hay)no sólo generaron actos violentos en el Estadio Tecnológico, sino que se trasladaron a la casa del delantero rayado De Nigris (premeditación, alevosía y ventaja)y arrojaron blanquillos en el domicilio del deportista, pasándose por el "arco del triunfo" aquella máxima constitucional de que "nadie puede ser molestado en su casa..." Para colmo de males, al defender su hogar, logró golpear a uno de los agresores, quien ahora es víctima y amenaza con demandar al jugador. Dése cuenta amable lector, que se trata de la mejor afición de la república, ¿qué nos podemos esperar en otra plaza? Pero como en Veracruz también hace "norte", el sábado anterior durante el partido entre los Tiburones y los Venados de Yucatán, otro frustrado o sicasténico, arrojó desde la tribuna general de sombra, un envase de cerveza que llevaba como destino final la cabeza del técnico uruguayo Jorge Aude. A centímetros cayó el envase, ante la hilaridad y festejo de otra bola de irresponsables. Es justo decir que el Sr. Aude, quien por cierto dirigió a los Tiburones y muy bien, rehusó decirle al árbitro que reportara el hecho, ya que de acuerdo a lo que dijo: "¿Qué me gano si les vetan el estadio para la liguilla?" En los tres partidos hubo cámaras de televisión, ¿no habría modo de analizar los videos y encontrar a esta especie que prolifera cada día más en nuestro futbol? Si las porras oficiales están pidiendo "chiche" a la federación, bien podrían desquitar lo que pretenden ayudando a expulsar de las tribunas a estos pseudoaficionados, cooperen con algo ¿no?. willy@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas