Violencia en Estadios igual a José Ramón Fernández

Por: Willy López

Por: Willy López H. Veracruz, Ver.- Los medios de comunicación tienen por objetivo servir de puente entre los aficionados y el deporte, nada más. En este caso, cuando los medios tienen tendencias hacia algo o hacia alguien, abusan del tremendo poder que otorga ese medio para lograr sus malévolos fines, y más todavía si se trata de la televisión. Desde el partido que jugó el América contra el Puebla, el comentarista de T.V. Azteca José Ramón Fernández dijo irónicamente en su programa dominical que "no sabía que había americanistas en Puebla; no deberían dejarlos entrar", peligroso comentario que insita al rechazo y a la violencia. Posteriormente, en el reciente partido contra Tigres, atacó a la afición regiomontana de permitir que aficionados portasen la playera americanista. ¿Qué pretende este infeliz? Los odios y rencores dentro del futbol argentino han ahuyentado a familias enteras de los estadios y este sujeto está alimentando, desde hace ya algunos años, un ambiente hostíl en contra de un equipo de futbol. Esto no es nuevo, si nos remontamos hace 15 años cuando el túnel de C.U. fue tumba para muchos seres, entre ellos niños, ¿quién incitó a la muchedumbre para que se echaran encima unos a otros?. Correcto, fue "el protagonista". Por supuesto que esta semana ha sugerido subliminalmente que las "porras" universitarias vayan al Azteca a cometer actos de vandalismo, cuando se debería invitar a la animación, la alegría y el apoyo. Es obvio que ignora a las familias, a las madres y a los niños que van a asistir al estadio, tal vez sea por no haber tenido precisamente progenitora. Si llegan a suceder otra desgracia más, levanto mi dedo para señalar al culpable principal, al de siempre: José Ramón Fernández, "el protagonista... "el matagigantes"... "el enano". Y por cierto, ¿qué opinan y que hacen las autoridades ante la mala influencia televisiva?. willy@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas