El Águila Real y el Juego del Hombre

Por: Willy López

Por: Willy López Después de haber visto el debut del chileno Iván Zamorano en el futbol mexicano, muchos excépticos se habrán quitado la venda de los ojos. Habrá otros, que ni volviendo a nacer podrán "ver claro". La calidad de un jugador que ha recorrido canchas europeas (Suiza, España e Italia) no se pierde por capricho. Hace mucho tiempo que no veíamos tal poder de convocatoria en un solo jugador; insisto que ésto beneficia a toda la afición mexicana...incluída la gran afición de la Comarca Lagunera. Jugadores como Zamorano contagian a sus compañeros, emocionan al aficionado y provocan la superación personal de sus próximos rivales. Todos ganamos en este sentido; no sé si Zamorano vaya a ser campeón goleador y no sé si el América sea campeón, tampoco creo que sea "El Aguila Real", lo que sí estoy seguro es que el Futbol Mexicano tendrá una alza de nivel con este y con otros jugadores de primer nivel que lleguen. Tampoco se vale exagerar; una presentación de este tipo raya mas en la exigencia que en la probabilidad. No fue, ni por mucho, la mejor presentación de un jugador extranjero; baste recordar que en la temporada 71-72, bajando del avión que lo trajo a la Ciudad de México desde Buenos Aires, viajando en autobús a la Ciudad de León y posteriormente realizando el viaje terrestre hasta la ciudad de Torreón, Roberto Salomone le clavó, como visitante, ¡seis goles! a los "Diablos Blancos" en su partido de presentación. Ahí está y ahí quedará todavia por muchos años más esta marca...y los ojos del mundo futbolero están nuevamente puestos en nuestro país. En contraparte, el hecho bochornoso corre por cuenta de un jugador mexicano, titular, seleccionado nacional. Es penoso ver en este viril deporte, jugadores como Francisco Palencia con las uñas pintadas de negro, tomadas por las cámaras de televisión y transmitidas a todo sudamérica. Allá tienen la imagen del "macho mexicano", pero con estas escenas nuestra fama y varonilidad quedarán en entredicho. Angel Fernández lo llamó "el juego del hombre", pero Palencia lo convirtió en "el juego del macho - menos". ¿Acaso la capacidad goleadora de Palencia radica en este gusto feminoide? ¿Es esa la imagén del futbolista mexicano del siglo XXI? En Cruz Azul hay una gran cantidad de varones respetables: Los hermanos Mendizábal, José Luis Trejo, Billy alvarez, entre otros. ¿No habrá alguien que le cuide la figura a Palencia? al fin y al cabo es por su bien. willy@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas