Luto en la Primera "A"

Por: Willy López

Por: Willy López

No hay duda alguna que la trágica muerte de Pablo Hernán Gómez impactó a la gran familia futbolera de México. También creo que los homenajes "post-mortem" para el habilidoso extremo argentino sean suficientes. Hablando de justicia, considero que se apagó una de las estrellas refulgentes de la Primera División "A", una división en la pocos tienen fe, pero que indudablemente ha sido prolífica para nuestro devaluado deporte. Pablo Hernán Gómez llegó a Morelia procedente de Argentina, a petición de Eduardo Solari; creo que fue lo único bueno que hizo este mal técnico (aparte de cobrar en dólares por entrevista). Su cese no se hizo esperar y llegó un talentoso técnico que no supo aquilatar las virtudes del "petizo": Tomás Boy. Yo le agradezco muchas cosas al "Jefe", y una de ellas fue el desechar a este portento de jugador que fue Pablo Hernán, quien después de ser el alma del equipo de Tiburones Rojos de Veracruz en el Invierno del 98, dijo tajantemente que se iba del equipo escualo "Porque él era jugador de Primera"...¡y vaya que tuvo toda la razón! Se ha hablado ya mucho de la tragedia, pero poco de su inolvidable paso por nuestra muy querida Primera "A". Su primer técnico fue Juan Manuel Álvarez, seguido por el uruguayo Don Jorge Said Aude Almeida. Jugó la pretemporada completa con el Tiburón en Jalisco anotando dos goles; así mismo, participó en todos los partidos del Torneo de Invierno 98, acumulando el 92% de los minutos jugados (1572) con 10 anotaciones y 1 más en semifinales contra Cruz Azul Hidalgo, siempre como titular indiscutible. Jorge Berry, comentarista de Televisa, declaró en la ciudad y Puerto de Veracruz que la muerte de Pablo Hernán era uno de los eslabones que en este año formaron los decesos deportivos más importantes. Justicia al fin, Pablo Hernán Gómez nació, creció y destacó en la Primera "A"...les guste o no les guste. ¡Descanse en Paz!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas