Ahora sí, ¡me pongo de pié!

Con mis parabienes para los visitantes decentes y mi desprecio para los pobres y cobardes anónimos, saludos para todos.

Con mis parabienes para los visitantes decentes y mi desprecio para los pobres y cobardes anónimos, saludos para todos. La virtud del ser humano que mas aprecio, es el arrepentimiento; conflictos familiares, sociales, divorcios, enemistades y hasta guerras civiles y mundiales han sido causadas por la vanidad, la necedad, el egoísmo y egocentrismo de las personas. Cuando un ser humano acepta sus errores, se arrepiente y se disculpa por su mal comportamiento dando explicaciones, se viste de dignidad y humildad a la vez, que hacen que su peso, su persona y su valor sean en oro de 24 quilates. La actitud que tomó el Sr. Hugo Sánchez Márquez a inicios de esta semana, es una prueba de que sí había razón de las innumerables críticas a que se hizo acreedor, por la necedad de querer ser el técnico nacional a como diera lugar; la inteligencia y el buen juicio regresaron a la cabeza del "Pentapichichi", quien lavó con dulces fragancias su imagen que había deteriorado. Ojalá y no sea "flor de un día", ya que estaba borrando con la cola, lo que hizo con la cabeza. Esto es tener dignidad, eso si es tener HUEVOS, esto sí es ser inteligente. Si alguien lo aconsejó, ¡qué bueno que entendió!, pero si fue decisión de él, ahora sí me quito el sombrero, me pongo de pié y le rindo la admiración que como jugador nadie la ha conseguido en el extranjero; además, desde hoy tendrá mas apoyo de la afición, porque a finales del 2006 no habrá quien le haga sombra para dirigir a la Selección Nacional de Futbol; es muy buen tiempo para madurar y que sea profeta en su tierra. ¡Felicidades, Sr. Hugo Sánchez!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas