¡Po-bre-cito mi Patrón...!

Recordando al gran Facundo Cabral, nos topamos ayer con la imágen viva de la prepotencia y de la ignorancia; ¡sí señor, sí señor! el "dizque dueño" de los Tiburones Rojos de Veracruz, M.V.Z....

Recordando al gran Facundo Cabral, nos topamos ayer con la imágen viva de la prepotencia y de la ignorancia; ¡sí señor, sí señor! el "dizque dueño" de los Tiburones Rojos de Veracruz, M.V.Z. Rafael Herrerías Olea enfrentó a los medios de comunicación del Puerto y dijo cosas como estas: -Eduardo Brizio fue castigado por su actuación en el partido Veracruz-Necaxa. -Brailovsky fue mas productivo que Hugo Fernández y se queda porque yo soy el dueño y hago lo que quiera con "mi equipo". -La prensa es indecente, agresiva y poco informada. Barbaridaes como estas fueron vertidas por este nefasto personaje taurino que ahora se le permite llegar a ensuciar más al futbol nacional. Tiene garantizados siete llenos, por lo menos, para la Clausura del 2003, pero tiene garantizado también su regreso a la Primera "A", que tanto necesita a Veracruz. ¡So-la-men-te lo Ba-ra-to, se compra con el Dinero! Da pena revisar la historia de este glorioso equipo y ver que ha caído en manos de un mercader al que poco le importa la afición; no se espanten, cuando vengan los equipos grandes al estadio Luis "Pirata" Fuente y apoyen a los visitantes, a los equipos que tienen dueños y presidentes auténticos, con categoría y con talento. ¡Para qué me sirven diez, si se contar hasta tres!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas