La Leyenda del “Pirata”Fuente (Parte I)

El 17 de Enero de 1914, en una vivienda donde hoy hacen esquina las calles de Mario Molina y Zaragoza en el Centro Histórico de Veracruz Puerto, muy cerca de los antiguos muelles, nació un varón...

"Yo nací con la luna de plata,  y nací con alma de pirata"…

El 17 de Enero de 1914, en una vivienda donde hoy hacen esquina las calles de Mario Molina y Zaragoza en el Centro Histórico de Veracruz Puerto, muy cerca de los antiguos muelles, nació un varón que se convierte en el mayor de cinco hermanos: Luis de la Fuente y Hoyos. Hijo de Don Segundo de la Fuente González, nacido en Asturias y de Doña Josefa y Hoyos González, de la provincia de Santander, Luis mostró desde pequeño su inclinación por el futbol, que representaba el deporte novedad de la época.

Desde sus primeros meses de vida comenzaron las aventuras, ya que 90 días después de su  nacimiento, México sufre la invasión americana del 21 de Abril, razón por la cual es llevado por su señora madre a una hacienda de sus familiares en Anacamilpa, Pue., muy cerca de San Martín Texmelucan; la hacienda le sirvió de refugio, mientras terminaba el conflicto armado. Su padre y su tío Valentín tenían barcos de cabotaje, con los que ejercían el comercio entre los puertos del Golfo de México. Luis subía desde muy temprano a los barcos cuando atracaban en el puerto, con la finalidad de jugar todo el día; esto le valió el sobrenombre que lo haría inmortal: “El Pirata” y además le presagiaba un largo viaje por el Atlántico.

Plenamente integrado a la sociedad española de principios de siglo, como todo buen criollo, participaba en eventos deportivos, principalmente en los de futbol. Fue mascota del Club España de Veracruz y aparecía en las principales fiestas religiosas. En el año de 1919, con sólo cinco años de edad, junto con sus hermanos Antonio, Gloria y Rosita, queda huérfano de padre, por lo que es enviado por su madre a Santander, España, para iniciar sus estudiosprimarios; a partir de ese momento, se empieza a formar el carácter recio y determinado de Luis de la Fuente.

Nunca imaginó que este sería el primero de dos viajes que haría en su vida al viejo continente, con circunstancias y objetivos diferentes, pero que dejaron en su vida experiencias inolvidables. No estuvo mucho tiempo en España; de hecho, no alcanzó a terminar la primaria y esto marcó su destino rumbo a la inmortalidad en el futbol mexicano, que inicia a su regreso a México.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas