Grecia 1-2 Rep. Checa... Limitada inspiración checa pudo ante guerreros griegos

A la República Checa sólo le bastaron 15 minutos de magia para derrotar por marcador 2-1 a un aguerrido conjunto griego que resintió ausencias y jugó la mayoría del encuentro con su arquero suplente.
 Tomas Rosicky y Dimitris Salpigidis de Grecia buscan la pelota.
Municipal Stadium Wroclaw ante un lleno -
  • Cech se equivocó de fea forma

A la República Checa sólo le bastaron 15 minutos de magia para derrotar por marcador 2-1 a un aguerrido conjunto griego que resintió ausencias y jugó la mayoría del encuentro con su arquero suplente. Sólo habían pasado dos minutos cuando comenzó el calvario de Chalkias. Jiracek recibió frente al área en pase filtrado entre dos defensores y el camisa “19” fusiló sin piedad para marcar el primero de la tarde. Aún festejaban los seguidores checos, quienes fueron mayoría en el Municipal Stadium Wroclaw, cuando el segundo asalto se dio. El talento lo puso Rosicky, quien con su gran visión de juego, filtró a línea de fondo. Selassie retrasó con diagonal venenosa y Pilar empujó tras ganarle la partida a la doble marca. De inmediato contrastó la velocidad y picardía ante la lentitud, era un auténtico baile a la zaga griega, la cual y por mucho, extrañó al suspendido Sokratis Papastathopoulos y el lesionado Avraam Papadopoulos. Pilar y Jiracek encararon más de una vez por las bandas, mientras que Rosick demostraba su categoría en el centro campo. Del otro lado, el guerrero y poco afortunado Samaras luchaba todas por aire. A veces la técnica lo limitaba, otras, la zaga hacía bien el trabajo. Fue entonces que otra mala noticia apareció en el campamento heleno. El veterano arquero Chalkias, quien pudo hacer más en la segunda anotación, pedía su cambio al 22’. Sin embargo, las caras largas en el equipo azul las apaciguó Sifakis, pues cada vez que fue requerido respondió bajo los tres palos. Los checos tenían todo para firmar un marcador más abultado, pero el espíritu guerrero de los campeones de 2004 salió a flote y cerró los espacios. Para la segunda mitad Rosciky ya no salió al parecer por molestias físicas y el guión, que ya estaba emparejándose, tomó un rumbo totalmente distinto. Grecia apretó y a falta de talento y buen toque, la garra y férrea lucha comenzaron a tomar un juego que se vio interrumpido por múltiples faltas y que terminó con seis cartones amarillos entre ambos bandos. La presión ejercida aunada a un grave error del experimentado Cech, permitieron el gol el cuadro heleno. Samaras bajó por el esférico y sirvió al área. Se veía una jugada de rutina, pero el arquero del Chelsea no pudo controlar y el balón se le escapó para que Gekas, quien saltó desde la banca, sólo empujara ante la sorpresa y enojo de los checos al 52'. A partir de ahí, los checos se dedicaron a exprimir el reloj en busca de cuidar su segundo gol, mientras que los griegos insistieron sin fortuna. Grecia queda en el Grupo A con apenas una unidad, producto de su empate ante Polonia, mientras que los checos limpiaron, a medias, su orgullo -por la goleada que les propinó Rusia- y registraron sus primeras tres unidades.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×