Blackburn 1-1 Manchester United… 'Chicharito' y el United, Campeones de...

México tiene motivos para festejar. Apenas amanecía en territorio azteca cuando Javier Hernández se convertía en el primer mexicano en coronarse Campeón de la Premier League.
México tiene motivos para festejar. Apenas amanecía en territorio azteca cuando Javier Hernández se convertía en el primer mexicano en coronarse Campeón de la Premier League.
 México tiene motivos para festejar. Apenas amanecía en territorio azteca cuando Javier Hernández se convertía en el primer mexicano en coronarse Campeón de la Premier League.
Ciudad de México -
  • Manchester United llegó a 77 unidades que le dan su décima segunda Premier League
  • Los “Red Devils” se convierten en el equipo más ganador de Inglaterra con 19 ligas

México tiene motivos para festejar y de sobra. Apenas amanecía en territorio azteca cuando Javier Hernández se convertía en el primer mexicano en coronarse como campeón de la Premier League, un sueño que parecía lejano hace algunos meses y que hoy es una total y completa realidad.   El “Chicharito” ha ceñido su segundo título en Inglaterra, pero el más importante desde que firmó su llegada al Manchester United de Sir Alex Ferguson. Es momento de festejar, llenarse de orgullo y pro fin presumir que un delantero azteca, con 13 presumibles goles, es Campeón de una de las mejores ligas en el orbe. Esta mañana el número 14 del United no contribuyó con goles, pero si provocó el penal con el que su escuadra alcanzó la paridad y se hizo inalcanzable para el Chelsea terminando con una ansiedad que incluso se vio reflejada en el terreno de juego.   México vive auténtica historia. Javier Hernández se coloca como el primer mexicano en alzar el trofeo que lo acredita como campeón de la EPL en una temporada que va más allá de lo pronosticado para el delantero mexicano y que hoy termina por cumplir una tarea de la cual, el futbol mexicano puede enorgullecerse.   El primer aviso llegó y fue del lado visitante. El portugués Nani se perdió la primera opción para abrir el marcador antes de los cinco minutos cuando reventó el travesaño tras un remate de cabeza a pase de Wayne Rooney que parecía para más, pero que el lusitano no supo darle dirección y sólo se lamentó ante la jugada de peligro que había dejado ir para sobrellevar las acciones del encuentro con mucha más tranquilidad. Fiel al dicho que reza, “equipo que perdona, pierde”, el Blackburn Rovers no desaprovechó la única oportunidad de gol que tuvo en el trámite de los primeros 45 minutos y sentenció tras el claro error del arquero polaco Kuszczack.   El australiano Brett Emerton inició la jugada al intentar centrar desde la banda derecha una pelota que no llevaba ningún peligro pero que la mala salida del portero del United complicó al dejar sobre su área. Roberts la tomó antes de que abandonara el terreno de juego y recentro a segundo poste para la aparición de Emerton que remató de volea y mandó el esférico al fondo de la portería de los “Red Devils” para abrir el tanteador a los 19 minutos.   El equipo de Alex Ferguson entró en el ritmo que el Blackburn Rovers pretendía ponerle al partido. La imprecisión y la pasividad de los “Red Devils” contrastó con lo que habían hecho a lo largo de la temporada y que este sábado en Ewood Park no apareció. Las serpentinas, el confeti y la algarabía de la celebración por la décimo segunda Premier League en la historia del equipo, agobió de más a los jugadores del United que simplemente no se encontraban en el terreno de juego.   Fue hasta el minuto 35 que llegó otra opción de peligro para los de Ferguson y la primera aparición de “Chicharito”. El delantero mexicano recibió a las afueras del área y después de acomodarse dio una media vuelta para sacar un disparo raso de pierna izquierda que Robinson, guardameta de los locales, alcanzó a desviar para mandar a tiro de esquina y evitar la caída de su marco.   Combinaciones truncadas, balones perdidos y pases imprecisos fueron la tónica de los “Red Devils” en el primer tiempo, una cara totalmente extraña en el equipo de Javier Hernández, quien tampoco había salido con las revoluciones y el vértigo que caracterizan al mexicano.   Para el segundo tiempo, el United salió con muchas más intenciones. Sí bien la precisión y la coordinación no aparecieron, sí lo hizo el hambre por conseguir el empate y el punto que los pondría en la gloria al poner una ventaja inalcanzable que les diera el título de la Premier League de Inglaterra. Sin embargo, fue el Blackburn el equipo que se acercó más al inicio de la parte complementaria cuando Martin Olsson estrelló un remate de cabeza en el horizontal tras un buen centro de Emerton. Los locales perdonaron al 65’ y cinco minutos después se lamentaron.   Javier Hernández echó mano de su velocidad para alcanzar a puntear un balón filtrado al interior del área y evitar que el portero del Blackburn lo alcanzara, por lo que Robinson llegó tarde a la cita y con la inercia del lance se llevó al mexicano. La duda y el nerviosismo invadió Ewood Park, pues el árbitro tuvo que consultar a su asistente para decretar la pena máxima que dos minutos más tarde finiquitó Rooney para poner el 1-1 y acariciar el punto con el que la gloria llenaba al equipo del artillero mexicano. Todavía el portugués Nani tuvo una opción para marcar el tanto de la ventaja pero no llegó puntual al balón tras un centro a media altura del ‘Niño malo’ y dejó escapar la oportunidad.   Los últimos minutos fueron un mero trámite. El punto era útil para los dos sin importar lo que sucediera en los demás partidos o en el encuentro de la Jornada 38 que aún tenían por delante. La pelota se paseo como si se tratara de una cascarita en la que ambos estuvieran conformes pues el Manchester United aseguraba el título y el Blackburn Rovers la permanencia en la Premier League.

 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×