Cruz Azul jugará su tercera Final de Concachampions

La Máquina Celeste demostró que su futbol esta para una nueva Final, y así lo consiguió tras imponerse 2-0 a Tijuana en el Estadio Azul en la Semifinal de Vuelta de Concachampions.
Estadio Azul, Ciudad de México ante un buena... -
  • José de Jesús Corona salió expulsado al final del partido
  • La Máquina Celeste jugará su décima Final en 17 años

Cruz Azul sufrió y aguantó cada una de las feroces mordidas del Xolo, hasta que finalmente logró su pase a la Final de la Liga Campeones de la CONCACAF.

La Máquina Celeste demostró que su futbol esta para una nueva Final, y así lo consiguió tras imponerse 2-0 a Tijuana en el Estadio Azul en la Semifinal de Vuelta del torneo.

A pesar de que el equipo Celeste llegó al partido con desventaja de un gol, en la cancha le bastaron 15 minutos para recomponer el camino y empatar el marcador global, todo gracias a un centro de Gerardo Torrado que desvió Javier Güemez en su propia portería en el 1-0.

Con la ventaja y el impulso del público que abarrotó el Estadio Azul, fue cuestión de hilar la jugada correcta para definir la serie.

Una vez más, los Cementeros lograron un triunfo con un gol en jugada a balón parado, el sello de este equipo cortesía del auxiliar Salvador Reyes. En un tiro de esquina, el balón rebotó en el área hasta que le cayó a Julio César Domínguez, quien anotó el 2-0 al 55’.

Sin embargo, no todo fue felicidad para el cuadro Cementero, pues Luis Amaranto y Joao Rojas debieron abandonar el campo por lesión. El defensa colombiano había regresado a las canchas tras una lesión en el aductor.

En la segunda parte, y ante la insistencia de la gente, ingresó Christian Giménez, quien regaló un disparo de larga distancia que el arquero Cirilo Saucedo desvió y pegó en el travesaño.

Le emoción duró más de 90 minutos, especialmente cuando Alejandro Castro salvó en la línea un disparo que podía arruinar el sueño Celeste. Todavía los centros y los conatos de pelea fuero parte del cardiaco final hasta que el árbitro Paul Delgadillo decretó el final. Evitó la bronca entre ambos planteles.

La Máquina Celeste jugará su tercera Final de CONCACAF, luego de perder ante Atlante en 2007 y Pachuca en 2009. Además, ésta será la décima Final en los últimos 17 años.