Kameni evitó triunfo blanco; Ochoa calentó banca

El portero del Málaga, el camerunés Carlos Kameni dio el partido de su vida, con lo que frenó al Real Madrid, que cedió el liderato tras las fallas de Cristiano Ronaldo y su continua búsqueda del...
 El portero del Málaga, el camerunés Carlos Kameni dio el partido de su vida, con lo que frenó al Real Madrid, que cedió el liderato tras las fallas de Cristiano Ronaldo y su continua búsqueda del gol con catorce remates sin acierto (0-0).
Madrid, España (Reuters) -
  • Cristiano Ronaldo se cansó de fallar con 14 remates sin acierto

El portero del Málaga, el camerunés Carlos Kameni dio el partido de su vida, con lo que frenó al Real Madrid, que cedió el liderato tras las fallas de Cristiano Ronaldo y su continua búsqueda del gol con catorce remates sin acierto.

Fue un duelo sin un ritmo continuo, con ocasiones que respondían a acelerones, en el que Jesé Rodríguez recibía la esperada oportunidad y se lesionaba ante un rival en el que regresaba Amrabat, tan anárquico como brillante en su libertad de movimientos, que cerró su participación con una inexcusable expulsión.

No era el Santiago Bernabéu, donde aún nadie ha marcado esta temporada, ni el Real Madrid, equipo menos goleado con un solo tanto en contra, el día para exigir gol al Málaga. Mantiene la pólvora mojada pese a que buscó su premio. Recio y el joven debutante Fornals, que jugó a sus 18 años como un veterano en la medular, se molestaron para rematar un córner con despiste madridista.

Eran momentos de buen ritmo en los que Cristiano veía como el colegiado le anulaba un tanto por fuera de juego. La presencia ofensiva del Real Madrid era continua en momentos en los que Ronaldo cabeceaba arriba un centro de Marcelo e Isco chutaba dos veces seguidas sin encontrar la puerta rival.

Llegó el freno puesto por el Málaga para instalar el nerviosismo en el Bernabéu. Silbidos al juego blanco y Benítez sin parar de corregir aspectos tácticos. Tras una siesta, de nuevo llegó un acelerón de ocasiones con testarazos de Cristiano fuera, a centros de Carvajal y hasta con enfado con Jesé por la potencia del pase.

Marcó cinco tantos al Espanyol y en Liga ha repetido Cristiano imagen de frustración hasta marcharse enfadado de San Mamés pese al triunfo. Cuando encontró el arco rival se topó con Kameni, que comenzaba a lucirse a dos disparos abajo de Jesé, antes de estirarse para frenar el enésimo intento del portugués.

El Málaga tenía una referencia a la que acudir. Sin Charles ni Cop arriba, Amrabat se peleó con todos. Aguantó siempre la pelota, la protegió, encaró y en ocasiones conectó con algún compañero para generar peligro. A los 32 minutos Juancar chutó arriba con todo a su favor.

El final del primer acto fue un aviso de como sería el segundo. Isco rozó el gol pero no encontró puerta tras lanzarse a un centro de Marcelo y cambiar la dirección que esperaba el portero camerunés. Fallar estaba prohibido para el Real Madrid que saltó a por el partido ante un rival que se defendió como pudo y aguantó gracias a Kameni. Sus paradas convirtieron la tarde en agónica.

El recital lo inició tras el descanso, sacando a contra pie una mano salvadora al disparo raso potente de Cristiano. El partido se convirtió en un duelo entre porteros. No faltó la parada salvadora de Keylor Navas, que voló hasta su escuadra para responder la falta perfecta de Recio.

Benzema, con dos remates seguidos en un minuto, prolongaron lo que ya era un asedio a Kameni que respondía a todo. Cristiano perdía su mirada tras más intentos, uno clarísimo tras buena acción de Isco en la izquierda que la puso perfecta a la cabeza de Ronaldo que remató a la cabeza de Weligton con todo para marcar.

Defendieron como guerreros los jugadores del Málaga, sostenidos por Recio y sin renunciar nunca al ataque. Y Jesé se lesionó cuando acarició el gol. Era el minuto 59 cuando remató con mal gesto, y el balón picado saludó al larguero mientras su gemelo se lesionaba. Entraba Kovacic en el terreno de juego y el ritmo aumentó.

El Real Madrid ya no cesó de buscar el gol. Se convirtió en un auténtico asedio con un mismo final, los lamentos a las continuas ocasiones. Ningún jugador se explicaba la razón de no superar a Kameni y lo buscaron hasta el último segundo. Modric se topó con el portero camerunés, Cristiano cabeceó fuera y Benzema dejó acciones repletas de calidad con disparos que no fueron tan ajustados como para encontrar la red.

Cuando se esperaba el premio Amrabat mostraba que el mal podía ser mayor para los madridistas. Le quedó muerto un rechace, recortó y disparó fuera la ocasión más clara. A su buen partido le puso un borrón con una expulsión absurda, sacando un codazo en carrera con mala intención a la cara de Marcelo.

Pero ni con diez jugadores se descompuso el Málaga. Kameni pasó de hacer otro paradón a Benzema a un fallo garrafal. Se le escapó el balón al disparo más sencillo, de Isco, y Weligton evitó el gol sobre la línea. Con uno menos Juanpi, con un disparo lejano, y Horta tras un error de Nacho buscaron el gol. No llegó ni con el enésimo intento de Cristiano, en plancha a centro de Marcelo, cuando la grada ya cantaba gol.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×