Muere el escritor colombiano Gabriel García Márquez... Más información en CNN México
Edgardo Codesal

Análisis arbitral del Brasil-España

Lunes 1 de Julio del 2013



Ayer fue el cierre de la novena edición de la Copa Confederaciones dónde  la Selección de México tuvo un fracaso al no llegar a las Semifinales tal y como su técnico había anunciado que serían esos los objetivos que se fijaron antes de asistir al evento.

Desde el punto de vista arbitral, vale la pena mencionar que  el Campeón fue mucho mejor que España y no se puede decir que alguna decisión fuera favorable al local y que terminar influyendo en el  marcador final del juego. Sin embargo, a lo largo de todo el torneo hubieron situaciones que también se presentaron durante el juego del día de ayer y que debemos señalar por considerar que están existiendo situaciones que deberían analizarse con detenimiento por parte de la FIFA y su Comisión de Árbitros. Brasil fue el equipo que más faltas cometió en todo el torneo incluyendo la gran final. Fueron un total de 105 faltas, incluyendo el último partido, lo que da un promedio de 21 por juego. No es  el  equipo de antes que solía recibir por su juego y posesión del balón las faltas sino que ahora es el que las comete frente a un gran complacencia de los árbitros. En el partido de ayer hubo faltas como la Oscar sobre Iniesta al cual le propina una” plancha” sobre los gemelos que ni siquiera recibió tarjeta de amonestación cuando era para más que ello.

También perdonó tempranamente a Arbeloa cuando sujetó a Neymar que se le escapaba desde el medio de la cancha en un pase largo que le permitía tener una manifiesta oportunidad de gol  sin que viera la tarjeta roja correspondiente. Hay que mencionar que no importa la distancia a la portería sino la oportunidad que tendría de gol al correr solo hacia la misma.

Ya en el penal que falla Ramos  hay una clarísima invasión de área de algunos jugadores de Brasil sin que se repitiera el tiro. Esto no sólo fue privativo de este partido sino en todos u cada uno de los que se ejecutaron durante la Copa.

Desde que Mássimo Busaca  es el Director de Arbitros de la FIFA la aplicación de las reglas se ha distendido bastante siendo hoy mucho más complacientes con situaciones reglamentarias claras como la invasión en los penales, la sanción de las faltas dejando muchas sin que se marquen cuando fueron inclusive muy claras, o como cuando  no se aplican las tarjetas a aquellos que utilizan las faltas como sistema para frenar al adversario y menos a aquellos que las infringen con persistencia.

En fin, se está siendo demasiado permisivo incluso  en el uso de anillos que se taparon con esparadrapo como Paulinho que jugó todo el partido de esa manera contra España. Brasil no recibió en ese juego ni una amarilla cuando hubo situaciones claras en que se ameritaban las mismas.

Lo llamativo fue como se permitió también los festejos con el público lo que está absolutamente prohibido porque esto puede causar un riesgo inminente de avalanchas que son en general mortales por consecuencia. Es igual que la amonestación por irse a trepar a las alambradas cuando las había. El origen de esta amonestación no es en realidad por la acción de hacerlo sino por el riesgo que implica la posibilidad de la avalancha por  quererse ir a trepar para tocar a ídolo. Recordemos como al argentino Palero le fracturaron una pierna al caerse la barda que separaba al público de la cancha detrás de la portería. La FIFA no sólo deberá checar muchas carencias que se exhibieron  en Brasil,  a parte de las manifestaciones de enojo y repudio al gasto público enorme que se realiza para llevar a cabos estos eventos y  que sólo benefician los bolsillos de algunos pocos. La gente ya se ha dado cuenta de ello. Pero además desde el punto de vista arbitral hay mucho que revisar y volver a aplicar con corrección como lo marcan las reglas y su propio espíritu con que fueron creadas.



Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios