El ridículo del Real Madrid

La necedad de Florentino Pérez de apelar la sanción en Copa del Rey evidencía su nulo conocimiento.

El día de ayer, el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) confirmó la sanción impuesta por la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), que determinó descalificar al Real Madrid de la Copa del Rey por alineación indebida de Denis Cheryshev en el partido de dieciseisavos de final en contra del Cádiz.

Cheryshev recibió durante el pasado torneo de copa 3 tarjetas amarillas jugando para el Villarreal, lo que le valió un partido de suspensión que no pudo cumplir con su antiguo equipo al haber sido eliminado del certamen. Por tanto, de acuerdo al Código Disciplinario de la RFEF, la sanción prevalece para el jugador, aún y cuando haya cambiado de equipo.

La RFEF determinó dejar fuera de la Copa al equipo merengue, con fundamento en el artículo 76 del mencionado Código, que establece la descalificación de la eliminatoria del equipo que incurra en alineación indebida, así como el pago de una multa.

El Real Madrid impugnó la sanción ante el Comité de Apelación de la propia Federación, mismo que confirmó la determinación, por lo que el equipo presentó un recurso ante el TAD, alegando básicamente violaciones al debido proceso, al no habérsele notificado la sanción al jugador "de manera personal". Sin embargo, tanto el Comité como el Tribunal han determinado que la notificación de la sanción, al haberse realizado de manera habitual a través del club en el que militaba el jugador, cumple con las formalidades legales, por lo que debe considerarse válida para todos los efectos.

Florentino Pérez, presidente del cuadro blanco, ha anunciado que agotarán todos los recursos legales que estén en su manos, y que probablemente impugnen la resolución mediante recurso contencioso administrativo ante un Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo.

Más que un asunto de legalidad, estamos ante un completo acto de negligencia del Real Madrid. Parece increíble que el equipo más importante del mundo, que lleva a cabo las contrataciones más mediáticas y transferencias de jugadores (temporales y definitivas) cuando menos dos veces al año, no tenga en su estructura un órgano o persona encargada de revisar las sanciones de sus jugadores.

Los recursos legales presentados, más que una defensa sólida, parecen "patadas de ahogado" que pretenden esconder un ridículo mayúsculo, en el que todos los altos directivos merengues están involucrados.

Seguirán las impugnaciones y seguirán las decisiones contrarias al Real Madrid. Sin embargo, esta terquedad puede poner al equipo contra las cuerdas, no solo por su franca disputa en contra de la RFEF, sino incluso al Estatuto de la FIFA, que en su artículo 69 establece que los miembros se comprometen a acatar las decisiones de las federaciones, prohibiendo los recursos ante tribunales ordinarios.

Así, en su afán de defender lo indefendible, el Real Madrid podría hacerse acreedor a otro tipo de sanciones como consecuencia de su terquedad, pero sobre todo de su desidia e indolencia.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas