Estamos realizando ajustes en nuestros servidores para ofrecerte una mejor experiencia.
 
Martín del Palacio

Carlos Vela, un bigote y el regreso al Tri

Jueves 16 de Mayo del 2013



Es prácticamente un hecho que Carlos Vela volverá a la Selección nacional. Todos los indicios pintan para ello, y su convocatoria debería anunciarse en los próximos días. La verdad es que, de confirmarse, sería una gran noticia para el futbol nacional. Tengo muy claro que el delantero es el mejor jugador mexicano en este momento y su regreso sin duda ayudaría al equipo. Pero también sé que se ha convertido en una figura muy controvertida en los últimos años, y valdría la pena analizar las razones, y entender todo este proceso de desgaste en el que nadie estuvo exento de culpa.

Todo empezó con la famosa fiesta en Monterrey. Esa noche, al terminar una concentración, los jugadores decidieron invitar algunos amigos al hotel. Alguien filtró fotos de la celebración a un periódico y se armó un gran escándalo. Por lo que me cuentan, el asunto no fue tan grave como se pintó pero, más allá de ello, lo realmente significativo fue que dos jugadores fueron suspendidos seis meses, y curiosamente, desde entonces, su carrera en el Tri se fue a pique: Carlos Vela y Efraín Juárez.

A Vela le gustaba salir por la noche, en general. Eso no era un gran secreto. Y eso fue aprovechado por una sección de la prensa mexicana para decir que era poco profesional e irresponsable. Imposible saber si eso era cierto pero una buena parte de la afición mexicana se armó esa imagen del jugador, que él mismo alimentó al negarse a opinar sobre el tema.

Además, no pasaba por su mejor momento y los críticos aprovecharon para afirmar –sin evidencias reales- que esa era la causa. Entonces vino el segundo episodio controversial. Tras hacer toda la pretemporada, Vela fue cortado en el último minuto de la selección que jugaría la Copa Oro 2011 y mandado con la Selección Sub 23 a la Copa América a la que el jugador decidió no asistir. A partir de entonces sólo fue convocado una vez más, contra Colombia, donde jugó bastante bien. Desde entonces, empezó el exilio.

Ese exilio coincidió, además, con su salida del Arsenal. En el club londinense, Vela nunca tuvo la continuidad que esperaba, y tampoco se la ganó con grandes actuaciones. Estaba incómodo y quizá con la cabeza en otra parte. Llegó a San Sebastián con la Real Sociedad y en un principio no fue titular, entraba de relevo y definía los partidos, pero participaba poco en la elaboración de juego y no se sacrificaba nunca.

Y, de pronto, algo cambió. El equipo txuri-urdin tenía (tiene) una plantilla llena de jóvenes y el mexicano encajó perfectamente. Se sintió querido y entendió que debía retribuir con juego y responsabilidad. Empezó a correr más, a tomar un rol protagónico y a adaptarse tácticamente. Maduró. Aprendió que debía ser profesional en todas partes y ya no se sabe de ninguna salida nocturna suya. Empezó a anotar goles y dar asistencias y se volvió la estrella del equipo. Al final de la temporada, la Real Sociedad compró su carta y lo hizo el jugador mejor pagado del equipo, con diferencia.

En todo este periodo ha rechazado jugar con la Selección. En buena medida porque estaba ofendido por el trato recibido, lo que lo hizo que la prensa cuchillera lo calificara de diva, y que surgieran notas como una publicada por Récord en la que decía, insólitamente, que no iba al Tri “porque le daba hueva” (aún me pregunto cuál fue su fuente para semejante revelación). Pero también lo hizo porque quería consolidarse con su club y la apuesta le dio resultado.

Quien haya visto a Carlos Vela en estos últimos dos años, estará totalmente de acuerdo en que es un jugador completamente distinto a aquel que era talentosísimo pero parecía ausente y poco comprometido. Es, por números, el cuarto mejor delantero extranjero de la liga, detrás nada menos que de Messi, Ronaldo y Falcao, y una de las grandes razones por las que la Real Sociedad pelea Champions.

Por eso Chepo de la Torre fue a hablar con él a España. Porque es un jugador distinto a lo que tenemos y porque el Tri, que no está jugando bien, necesita de un talento así. Y por eso también yo empecé la campaña #unbigoteparaVela, que ha sido muy bien aceptada en Twitter, a la que se ha sumado gente como Chespirito y León Krauze, por ejemplo, y ha sido reproducida ya en varios medios de comunicación (si quieren saber más pueden dar click aquí ).

Algunos me han criticado, precisamente por la imagen que tiene el futbolista en un sector de la prensa y los aficionados, y que él no ha hecho ningún esfuerzo por desmentir, por más que en los últimos dos años esa imagen no correspondiera en lo más mínimo con la realidad, pero si logra por lo menos acercarse a lo mostrado en la Real Sociedad, la controversia quedará en el pasado, y podremos disfrutar, por fin, al mejor jugador mexicano vistiendo la camiseta de la Selección nacional.

Como siempre, los invito a opinar en el mail de arriba, la sección de abajo y en www.twitter.com/martindelp. Sólo les pido que sea con respeto, que me queda claro que este es un tema que levanta pasiones.

Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios