Australia 3 - 1 Japón

¡ESPECTACULAR PIRUETA DE LOS CANGUROS!
 ¡ESPECTACULAR PIRUETA DE LOS CANGUROS!

¡ESPECTACULAR PIRUETA DE LOS CANGUROS!

Mauricio Cabrera | MEDIOTIEMPOFritzwalterstadion, Nuremberg. 12 de junio de 2006

Con una voltereta espectacular, Australia obtuvo su primera victoria en Copas del Mundo al imponerse por tres goles a uno a su similar de Japón. Los dirigidos por Zico se pusieron en ventaja a los veintiséis minutos; sin embargo, los Socceroos mantuvieron la confianza en sí mismos y remontaron con un par de anotaciones de Tim Cahill. Aloisi configuró el marcador final.  PRIMER TIEMPO

Sin la presión de las consideradas potencias, Australia y Japón ofrecieron un primer tiempo agradable, repleto de ocasiones de peligro en ambas puertas. Fue el representante de Oceanía el que tomó la batuta de la confrontación, lo hizo mediante el toque rápido del balón y el ataque por bloque, sumando hasta seis hombres en zona de concreción.

Los Socceroos generaron una cantidad significativa de oportunidades en el arco nipón. Bresciano y Viduka se convirtieron en las principales llaves de la ofensiva australiana, que formaba un interesante contingente en tres cuartos de cancha. Una portentosa combinación entre Viduka y Bresciano se quedó muy cerca de abrir el marcador; sin embargo, Bresciano erró el disparo y posibilitó que Kawaguchi se tendiera para impedir que la pelota se colara hasta las redes.

Japón no había tenido mayor presencia en el área australiana, sufría para controlar el arsenal del enemigo. Pese a estar más concentrado en defender que en atacar, los del Sol Naciente se encontraron con una jugada afortunada: Nakamura mandó tiro centro desde la derecha; Schwarzer se preparaba para atrapar el esférico, cuando Takahara llegó y empujó con el codo para impedir que el cancerbero australiana alcanzara la de gajos. El árbitro no señaló la falta y validó un gol inmerecido, tanto por méritos futbolísticos como por su naturaleza antirreglamentaria.

La desmotivación emergió en el accionar de los Canguros. Tardaron unos cuantos minutos para retomar el nivel y parecieron desear la llegada del entretiempo para replantear la estrategia y, sobre todo, para dialogar sobre las fallas a la hora de concretar.

Japón se fue a los vestidores con un triunfo que no entra dentro de los parámetros de la justicia futbolística, aunque es por todos conocido que el juego no se gana con merecimientos, sino con goles.

SEGUNDO TIEMPO

Australia batalló con vehemencia. En la reanudación, el conjunto dirigido por Guus Hiddink siguió intentando, buscando la llave que abriera el cerrojo nipón. De nuevo, el principal conducto en el ataque fue Mark Viduka, quien constantemente inquietó a los disciplinados defensores del Sol Naciente.

El paso del tiempo produjo que el nerviosismo fuera apoderándose de los Canguros; vaya, hasta Hiddink acabó alterado y empujando a un miembro del cuerpo técnico asiático. Todo era motivo de la frustración que se generaba entre los australianos al saber que la superioridad no se reflejaba en el marcador.

A los veinticuatro minutos, un tiro libre amenazó con colarse hasta el fondo del cajón japonés; sin embargo, Kawaguchi alcanzó a reaccionar e impidió que el disparo de Viduka significara el tanto de la igualada.

El esfuerzo de los de Oceanía encontró una justa recompensa a los ochenta y cuatro minutos. Ya cuando los asiáticos se frotaban las manos con el dulce platillo de la victoria, un saque de manos llegó al área; la defensa fue incapaz de rechazar y, tras un afortunado rebote, Tim Cahill se decidió a emparejar la contienda.

No conformes con emparejar el cotejo, los australianos se decidieron a ir por la victoria, y la consiguieron de manera heroica: a los ochenta y nueve minutos, Cahill recibió en la medialuna, se acomodó y sacó disparo incontenible para Kawaguchi; un par de minutos más adelante, Aloisi, quien había ingresado de cambio, condujo la pelota desde tres cuartos de cancha y cruzó ante la salida del cancerbero japonés. De esta forma, Australia consiguió su primer triunfo en una Copa del Mundo. GOLES

0-1 Shunsuke Nakamura manda tiro centro que no puede rechazar el arquero Scwarzer, quien había sido víctima de un empujón propinado por Nakamura. El árbitro se equivoca y valida el tanto japonés. (26´)

1-1 Saque lateral a favor de Australia. La pelota va al área; tras una serie de rebotes, Tim Cahill se encuentra la pelota y concreta para igualar el partido. (84´)

2-1 Aloisi toca para Cahill, quien se encuentra la medialuna, éste se acomoda y saca disparo incontenible para el arquero nipón. (89´)

3-1 Aloisi conduce desde tres cuartos de cancha, se quita a un par de hombres y manda tiro cruzado que estremece las redes.

EL ÁRBITRO

Deficiente del egipcio El Patah. Se equivocó al validar la anotación japonesa.

[mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×