Suecia 2 - 2 Inglaterra

¡JUEGO DE ALARIDO EN COLONIA!
¡JUEGO DE ALARIDO EN COLONIA!
 ¡JUEGO DE ALARIDO EN COLONIA!

¡JUEGO DE ALARIDO EN COLONIA!

Mauricio Cabrera | MEDIOTIEMPOEstadio de la Copa Mundial de Colonia, Alemania. Martes 20 de junio de 2006

En emocionante partido, Inglaterra y Suecia igualaron a un tanto. Abas escuadras clasificaron a la siguiente ronda, como primero y segundo, respectivamente. Los  ingleses se medirán a Ecuador, mientras que los suecos harán lo propio ante la anfitriona Alemana en los octavos de final.

PRIMER TIEMPO

Desde el silbatazo inicial quedó muy claro que se trataba de una guerra. El primer soldado caído fue ni más ni menos que Michael Owen, quien se tiró sobre el césped al sentir un fuerte dolor en la rodilla. Los focos de alarma en el cuerpo médico de Inglaterra se encendieron. El “Niño Maravilla” tuvo que abandonar el terreno de juego. Crouch salió al quite, aunque con la limitación de no poder ser amonestado. De lo contrario, se perdería el juego de los octavos de final por acumulación de tarjetas.

El equipo de la Rosa probó fortuna con celeridad.  A los dos minutos, Lampard ya había disparado de media distancia. A los seis, Isaksson atajaba para evitar el peligro. Así se dieron los embates británicos en el lapso inicial. No se materializaron en goles, pero sí fungieron como veladas amenazas dirigidas a su oponente.

Suecia sufrió para tener presencia en el arco enemigo. La tenencia de la pelota era inglesa, por lo que el cuadro amarillo tenía que recurrir a los contragolpes para intentar sorprender al conjunto de Sven-Goran Ericsson. Robinson tuvo un comienzo de partido tranquilo, sin mayores complicaciones.

La parsimonia de la confrontación se rompió de magnífica manera. Por si quedaba alguna duda de la capacidad técnica de  los ingleses, Joe Cole mató con el pecho un rebote de la zaga sueca, esperó a que bajara el esférico y la prendió con maestría. Isaksson se tendió, arañó la de gajos, pero ésta se fue como afirmando que una obra tan majestuosa como la del británico, tenía que acabar en gol, guardada en las redes.

La fiesta de los de la Rosa siguió su marcha. Lampard, mitad celoso de su compañero y mitad decidido a matar al rival, se decidió a tirar y a intentar otro tanto de antología. La pelota se fue apenas por encima. Se quedó a nada de inscribirse para siempre en las Copas del Mundo.

Suecia no tuvo más que rogar por la finalización del periodo inicial. Se fue en medio de un bombardeo implacable. Al final, los Vikingos se fueron preocupados, pero agradecidos por haberse ido con la mínima desventaja a los vestidores.

SEGUNDO TIEMPO

El partido encontró su punto de ebullición en el complemento. Suecia resucitó para los segundos cuarenta y cinco minutos, se decidió a darle la vuelta a la tortilla. A base de un impresionante despliegue físico, la escuadra de Lars Lagerback empujó a los ingleses a propia puerta, y consiguió el gol de la igualada a través de un tiro de esquina que fue cabeceado correctamente por Marcus Allback. El mar amarillo inundó la tribuna, calló el júbilo de unos británicos que se vieron afectados en el orgullo.

La oncena sueca luchó incansablemente por el gol que le diera la victoria. Pese a que con el empate ambos clasificaban, los Vikingos querían culminar en primero de su grupo para evitar al anfitrión Alemania, por lo que decidieron ofender una y otra vez en búsqueda del tanto de que desequilibrara. El resultado fue un enfrentamiento extraordinario.

Inglaterra sufrió hasta lo indecible para soportar la embestida amarilla. La suerte y la oportuna aparición de Gerrard sobre la línea de gol impidieron que Suecia remontara. La moneda seguía en el aíre, ninguno de  los dos quería enfrentar al cuadro de casa, cuando menos no tan pronto.

La escuadra de Eriksson, una vez que logró calmar las aguas, volvió a empujar al enemigo. Los ingleses no perdonaron. A cinco minutos del final, Cole, de gran actuación, centró medido para Gerrard, éste, no conforme con haber salvado a su equipo del segundo, saltó y remató con la testa para garantizar la primera plaza de su grupo, que le servía para evitar a Alemania y enfrentar a Ecuador. 

Pero Suecia se resistía a morir. Cuando todo indicaba que Inglaterra vencería a los suecos por primera ocasión en treinta  y ocho años, un saque de esquina ejecutado desde izquierda botó dentro del área, Larsson, con ese olfato de gol que lo caracteriza, tocó la de gajos y venció a Robinson.

Al final, los de la Rosa se fueron con un sabor agridulce. Clasificaron como líderes de su pelotón y enfrentarán a Ecuador en octavos. Sin embargo, no pudieron acabar con la maldición sueca. Los de Lars Lagerback, en cambio, se van con muchas preocupaciones: se medirán a la poderosa Alemania en terreno propio. Vaya misión para los Vikingos. GOLES

0-1 Rechace de la zaga sueca. En el rebote, Joe Cole, en tres cuartos de cancha, mata la de gajos con el pecho, se prepara y saca disparo de aire que se incrusta en el ángulo superior  derecho de la puerta enemiga. Isaksson alcanza a desviar, pero su esfuerzo fue insuficiente. 1-1 Saque de esquina ejecutado por Linderoth. Allback se eleva y remata para vencer a Robinson y emparejar los cartones. (50´)

1-2 Joe Cole centra medido para Steven Gerrard, quien remata con la testa y vence al cancerbero sueco. (85´)

2-2 Saque de esquina desde la punta izquierda. La defensa deja que la pelota bote dentro del área. Larsson aprovecha y empareja los cartones. (90´)

EL ARBITRAJEBueno de Massimo Bussaca. Fue tal el nivel del partido que el arbitraje pasó a segundo término.

[mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×