Víctor Muñoz asume el reto de devolver la gloria al Panathinaikos

Víctor Muñoz, entrenador del Panathinaikos, uno de los tres principales clubes griegos, se ha propuesto el reto de colocar al equipo, que atravesaba un mal momento, a la altura de su historia.
 Víctor Muñoz, entrenador del Panathinaikos, uno de los tres principales clubes griegos, se ha propuesto el reto de colocar al equipo, que atravesaba un mal momento, a la altura de su historia.

MEDIOTIEMPO | Agencias23 de Noviembre de 2006

  • "Me siento con ilusión... viendo que las cosas van saliendo”

Víctor Muñoz, entrenador del Panathinaikos, uno de los tres principales clubes griegos, se ha propuesto el reto de colocar al equipo, que atravesaba un mal momento, a la altura de su historia.

"El reto de mi llegada aquí tiene una responsabilidad histórica y quizás, si fuera otro equipo griego, no habría venido", ha declarado el que fuera destacado futbolista en los años 80 y entrenador desde la mitad de los 90, últimamente en el Zaragoza.

"El desafío a nivel personal y para mi equipo técnico es que veníamos a un futbol distinto e inferior al español, pero a dirigir un equipo grande que en la sociedad griega y en el contexto del futbol mundial es importante", añadió Muñoz, de 49 años.

"El equipo ha mejorado mucho. De nueve partidos, hemos ganado ocho", dijo Muñoz, entrevistado en las magníficas instalaciones del Panathinaikos, situadas en Peaía, en las faldas de la montaña de Imitos, donde pasa la mayor parte de sus días desde que llegó en Octubre.

"Me siento con ilusión... viendo que las cosas van saliendo y sabiendo que hay que seguir y acabar bien la Temporada que acaba de empezar", dice.

Panathinaikos, fundado en 1908, estuvo bajo el mando del fallecido futbolista y entrenador húngaro Ferenc Puskas, que le hizo finalista de la Copa de Europa -perdió frente al Ajax holandés en 1971-. Ha ganado 19 títulos de Liga y ahora ocupa el lugar 125 en el ámbito mundial.

"Ya era hora que alguien se hiciera cargo porque habíamos tocado fondo", dijo Dimitris, hincha eterno del Panathinaikos, abrazando con euforia al técnico español, que se deja querer por sus nuevos compañeros de colores.

En un descanso, entre las lecciones de inglés y la hora del entrenamiento, el técnico vestido con el uniforme verde del entrenamiento, afirma que sabía a lo que venía: "A coger un equipo que cambiaba de entrenador porque tenían dificultades, sobre todo marcadas por la competencia en la Liga y la UEFA".

Muñoz describe el panorama del futbol griego y opina que "en estos momentos, el Olympiakos y el AEK tienen una ligera ventaja respecto al Panathinaikos"."Es la ventaja que nosotros queremos igualar; conseguir estar por delante de AEK esta Temporada", añade.

"Hemos recortado la diferencia a Olympiakos de tres puntos, y esto es importante para lo que representa el equipo, que da opciones de luchar todavía por el título griego", dice Muñoz.

Envuelto en un programa diario muy severo, en que el equipo ha jugado muchos partidos y tiene numerosas sesiones de entrenamiento cortas, con mucha perseverancia y trabajo, y ha conseguido que el grupo de jugadores actúe como equipo homogéneo.

Anuncia que hacia las Navidades se analizarán los progresos para ver si es necesario alguna incorporación nueva.

Sobre su compatriota Víctor Sánchez, que hace un mes y medio tenía problemas físicos, sobre todo en una rodilla, Muñoz informa que ha mejorado.

"En los últimos partidos está actuando en todos los encuentros y es un jugador importante para el Panathinaikos", dice.

Muñoz añora a su familia. Sus tres hijos adolescentes se han quedado estudiando en Barcelona. Pero, como declara, se va acostumbrando poquito a poco, "al idioma, que aprenderemos, a las costumbres...".

No tiene problemas con la comida griega, "que es muy buena, es mediterránea y parecida a la española".

Sigue con atención el futbol español, el italiano, el inglés y afirma que "la Liga española es la mejor del mundo cuando analizas lo que es la dificultad, la calidad y el espectáculo".

Añade que "en la Liga española las diferencias entre los equipos es menor que en otras ligas, y es muy competitiva".

"Este año hay cuatro o cinco equipos que pueden ganar la Liga, no sólo dos: Valencia, Atlético Madrid, Sevilla, Zaragoza, Barça y Real Madrid", dice como conocedor inmediato.

Opina que "el futbol griego y español son distintos, por la mentalidad de los jugadores. En Grecia, hay diferencias entre algunos equipos que tienen menos potencial que otros".Sin embargo, dice que "habría jugadores del Panathinaikos que podrían jugar en España tranquilamente, a pesar de que es más difícil, es mejor, es una Liga más competitiva".

"El futbol griego tiene su estilo propio, sus jugadores juegan siempre hacia adelante, en una forma de juego muy vertical, rápido y los jugadores son bastantes disciplinados", dice Muñoz.

Puntualiza que "éstas son un poco las armas para ganar un campeonato europeo", aunque no ve fácil que se repita el triunfo que tuvo la Selección Nacional Griega en la Eurocopa de 2004 en Portugal.

En el terreno ha constatado que "el aficionado griego es más apasionado que el español o el de otras latitudes, porque en toda la sociedad el futbol representa algo más, y en Atenas, al haber tantos equipos, es natural que haya diferentes rivalidades y colores".

Observa que se deben "evitar los altercados violentos (en los partidos), en función de la sociedad, de los que trabajamos profesionalmente, para que el futbol sea más cívico y permita a todos los griegos participar en lo que es la fiesta de la Liga griega".

Muñoz no está solo en la ciudad. Su colega, el mallorquín Lorenzo Serra Ferrer, que lleva las riendas del AEK desde hace unos meses, logró la victoria de 1-0 sobre el Milán en Atenas el martes en la Champions League.

"El Milán estaba clasificado, pero a pesar de eso no es fácil ganarle. Fue un triunfo para el AEK porque les permite soñar con la clasificación y es un paso importante", reconoce Muñoz con seriedad profesional.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×