Albania vive violencia en el futbol estimulada por políticos y funcionarios

La pequeña república balcánica de Albania vive una ola de violencia en el futbol, que a diferencia de otros países no es impulsada por los hinchas sino por políticos locales y presidentes de...
 La pequeña república balcánica de Albania vive una ola de violencia en el futbol, que a diferencia de otros países no es impulsada por los hinchas sino por políticos locales y presidentes de clubes, algunos de ellos con vínculos con la mafia que maneja el

MEDIOTIEMPO | Agencias19 de Enero de 2007

  • La Policía no cumple con rigor su deber de guardar el orden

La pequeña república balcánica de Albania vive una ola de violencia en el futbol, que a diferencia de otros países no es impulsada por los hinchas sino por políticos locales y presidentes de clubes, algunos de ellos con vínculos con la mafia que maneja el tráfico de drogas y la prostitución.

"En Albania ocurre un extraño fenómeno ya que la violencia viene de arriba, de los dirigentes de la administración local y de los presidentes de los clubes, quienes tienen la mentalidad de que su equipo debe ganar a toda costa", dice Lysien Nurishmi, Portavoz de la Federación Albanesa de Futbol (FSHF).

Desde el año 2000 han sido asesinados en ajustes de cuentas a dos presidentes del equipo de Berat y uno de Shkodra, mientras que otros tres han sido arrestados.

Uno de los detenidos, Ferdinand Kamberi, había sido Presidente de la fraudulenta firma financiera piramidal "Kamberi", cuya quiebra en 1997 causó perdidas de unos 1.500 millones de dólares a la población albanesa, lo que desencadenó semanas de violenta anarquía en el país.

Además, la Policía no cumple con rigor su deber de guardar el orden dentro de los estadios para protestar por el impago en los últimos cinco años de las horas extras en los partidos.

En el encuentro entre el Flamurtari de Vlora y el Teuta de Durres la Policía redactó un informe en el que aseguraba que los insultos "¡Jódete a tu hermana!" dirigidos por los hinchas en coro al Árbitro Bardhyl Pashaj no eran válidos porque después de "arduas investigaciones" resultó que el Árbitro no tenía hermana.

Ese caso fue "una burla de la Policía de Vlora, que así se vengó del Árbitro, que era también economista de "Eurobest" (una compañía de quinielas) y que había vendido el partido 2-1 a favor del equipo de Durres", explica Ermal Toti, Periodista Deportivo de la televisión "Supersport".

El futbol es el único entretenimiento para la mayoría de la gente y los diputados de cada región hacen lo posible para que su equipo venza -sobornando incluso al Árbitro- y en caso contrario, fomentan el uso de la violencia, agrega Toti.

No es de extrañarse así que la mayoría de los actos violentos contra los árbitros y jugadores del equipo anfitrión haya ocurrido en los vestuarios, dentro del estadio, causado por personas cercanas a gente con poder en el club, explica Nurishmi.

El incidente más grave sucedió en otoño del año pasado durante el partido Burreli-Erzeni cuando el Jefe de los árbitros en la FSHF, Sulejman Mema, fue trasladado en estado crítico al hospital de Tirana, donde permanece en coma por los golpes que le propinó un hincha.

Según Bujar Pregja, Vicepresidente de la asociación de los árbitros, en los últimos 15 años la violencia ha estado siempre presente en todas las categorías del futbol albanés, especialmente en las inferiores y en el campeonato juvenil.

"El bajo nivel del juego y la violencia han alejado a la gente de los estadios, a los que acude un promedio de entre 500 y 600 personas por partido", cuenta Pregja, un Árbitro con experiencia de 25 años en el mundo del arbitraje.

Según la Comisión Disciplinaria de la FSHF, esta Temporada han sido sancionados por actitudes violentas 50 futbolistas de la Primera División (12 equipos) y Segunda (14), además de 70 jugadores de las categorías juveniles.

La violencia se expresa en grados diferentes, desde las amenazas verbales telefónicas a los árbitros hasta la dirigida contra los jugadores por medio del lanzamiento de piedras, botellas de agua, mecheros y zapatos.

Los jugadores reciben su paga por medio de dos contratos, uno oficial con la Federación de 250 dólares mensuales y el otro verbal con el Presidente del club, que les ofrece 1.000 ó 2.000 dólares al mes, dependiendo de la categoría del futbolista.

Los presidentes son todopoderosos y en algunos casos utilizan el deporte como tapadera para sus actividades ilegales de tráfico de droga y prostitución, señalan algunos medios albaneses.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×