Juventus desea a Lippi de inmediato pero él prefiere esperar juicio del hijo

Juventus Turín, tras el divorcio con el técnico francés Didier Deschamps, no esconde ya su interés por su ex entrenador Marcello Lippi, quien a su vez desea seguir en paro mientras se resuelve el...
 Juventus Turín, tras el divorcio con el técnico francés Didier Deschamps, no esconde ya su interés por su ex entrenador Marcello Lippi, quien a su vez desea seguir en paro mientras se resuelve el caso de su hijo, que debe ser juzgado por fraude deportivo

MEDIOTIEMPO | Agencias29 de Mayo de 2007

  • Su llegada sería un impacto para la plantilla

Juventus Turín, tras el divorcio con el técnico francés Didier Deschamps, no esconde ya su interés por su ex entrenador Marcello Lippi, quien a su vez desea seguir en paro mientras se resuelve el caso de su hijo, que debe ser juzgado por fraude deportivo este próximo Junio.

La conquista matemática de la vuelta a la Primera División italiana de futbol, lograda hace un par de jornadas, lejos de traer alegría y serenidad ha traído consigo una notable agitación en el seno del Juventus Turín. Extraño hasta ahora en un club que se distinguía por el "saber estar" en su organigrama interno.

Sin embargo, se ha constatado que la relación Juventus-Deschamps no era todo lo idílica que se suponía y que pendía de muchos hilos, que han acabado por romperse. Y que el técnico francés, un ex jugador del club de buena imagen para la afición, no era para los actuales dirigentes el entrenador en quien confiar un proyecto a largo plazo.

Ya desde hace semanas había entre las partes una amplia discrepancia sobre las estrategia de refuerzos para la próxima temporada, pendientes además de saber qué pasará con jugadores como el meta Gianluigi Buffon, el centrocampista italo-argentino Mauro Germán Camoranesi y el delantero francés David Trezeguet.

Los tres tienen contrato en vigor, pero sus casos son bien distintos: Camoranesi y Trezeguet fueron obligados a seguir en el club el pasado verano, tras haber mostrado ambos su deseo de irse una vez confirmado el descenso del club a la Segunda División por fraude deportivo.

Buffon decidió quedarse para ayudar al club en la lucha por el ascenso, pero no se escondió a la hora de apuntar que su continuidad dependía de la campaña de refuerzos y de los objetivos de la entidad.

Unos objetivos que los nuevos dirigentes del Juventus Turín, los que se hicieron cargo de la dirección del club tras los despidos de Luciano Moggi (ex-Director General) y Antonio Giraudo (ex-Administrador Delegado) -ambos los más implicados en el caso de fraude deportivo-, ya dejaron entrever que serían más modestos de lo deseado por su aficionados.

No en vano llegaron a decir que la vuelta del Juventus Turín a los máximos niveles precisaba de un programa de, al menos, dos-tres años más para fichar jugadores de una calidad similar a los que se fueron (Cannavaro, Zambrotta, Emerson, Vieira, Ibrahimovic).

Dinero líquido "no hay mucho en el club turinés, pues los cuarenta millones que se dice están disponibles para intervenir sobre el "mercado", a tenor de los precios existentes, dan como mucho para tres buenos jugadores.

Los jugadores considerados "determinantes" no los traspasan los clubes que los tienen, al menos por una cifra que el actual Juventus esté en disposición de gastar.

La otra fuente de financiación sería el traspaso de Buffon, pero por una parte los dirigentes no desean hacerlo y, por otra parte, el considerado número uno mundial como guardameta tiene una muy difícil venta. El Juventus lo valoraría en unos 45 millones de euros, que ningún club estaría dispuesto a pagar ya que quien puede hacerlo tiene su meta bien cubierta (Milán, Inter, Real Madrid, Barcelona, Chelsea, Liverpool).

Esta curiosa "falta de mercado" de Buffon hace prisionero del Juventus al meta, pese a desear irse a jugar la Champions League y luchar de inmediato por objetivos como el campeonato nacional.

Ahora, a falta de ilusionar a los aficionados con grandes nombres de "mercado", los dirigentes del Juventus desean hacerlo con un gran "golpe" de banquillo: Marcello Lippi, que el último verano llevará a la Selección Italiana a la conquista de la Copa del Mundo de Alemania 2006 y que, en el pasado, llevó al propio Juventus a lo más alto en Europa y en Italia.

La llegada de Lippi devolvería ilusión y tranquilidad a una afición que se crispó tras saber la marcha de Deschamps pero que se tranquilizó por la presunta vuelta del técnico de Viareggio.

Además, su posible retorno al Juventus facilitaría que Buffon, Camoranesi y Trezeguet siguieran en el equipo. El propio Buffon ha a dejado entrever que la llegada de Lippi le empujaría aún más a seguir.

Lippi parece no ver mal su vuelta al Juventus, pero desearía que fuera tras saber lo que acontecerá en el juicio en el que está implicado su hijo Davide en el caso de fraude deportivo.

Davide Lippi, representante de jugadores, formaba parte de la sociedad de representación "GEA", dirigida por el hijo de Luciano Moggi y procesada por fraude deportivo.

El juicio a los integrantes de la GEA comenzará el próximo 21 de Junio, pero se avecina largo. Y Marcello Lippi ya dijo hace meses que no entrenaría hasta que se cerrara el caso.

Pero el Juventus no puede esperar meses. Debe decidir en breve su técnico y sus fichajes y está intentando que Lippi dé marcha atrás a su idea y se haga cargo del equipo ya en junio.

A la espera ya hay una lista de entrenadores (no Fabio Capello, al que ha excluido totalmente el Administrador Delegado juventino, Jean-Claude Blanc), encabezada por el ex jugador Antonio Conte, actualmente al frente del Arezzo.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×