La UEFA es el clásico burócrata que se quita la presión: Tom Hicks

El norteamericano Tom Hicks, copropietario del Liverpool, arremetió contra el informe de la UEFA que señala a la afición del club como la peor de Europa y comentó sobre su Portavoz, William...
El norteamericano Tom Hicks, copropietario del Liverpool, arremetió contra el informe de la UEFA que señala a la afición del club como la peor de Europa y comentó sobre su Portavoz, William Gaillard, que "no sabe de lo que habla".
 El norteamericano Tom Hicks, copropietario del Liverpool, arremetió contra el informe de la UEFA que señala a la afición del club como la peor de Europa y comentó sobre su Portavoz, William Gaillard, que "no sabe de lo que habla".

MEDIOTIEMPO | Agencias5 de Junio de 2007

  • Culpó a la UEFA por no haber sabido gestionar la Final de la Champions

El norteamericano Tom Hicks, copropietario del Liverpool, arremetió contra el informe de la UEFA que señala a la afición del club como la peor de Europa y comentó sobre su Portavoz, William Gaillard, que "no sabe de lo que habla".

Se espera que el Presidente de la UEFA, Michel Platini, presente hoy en Bruselas un informe al Secretario de Estado británico para el Deporte, Richard Caborn, que recoge 25 incidentes de los seguidores del club inglés en los últimos cuatro años, informan medios británicos.

El informe se centra en la conducta de los seguidores del Liverpool antes de la última Final de la Champions, donde varios de ellos consiguieron acceder al estadio con entradas falsas, y la consiguiente reacción de la Policía griega, que trató de contener el caos.

Sin embargo, Hicks culpó a la UEFA por no haber sabido gestionar la Final de la máxima competición europea a nivel de clubes.

"El tipo de la UEFA no sabe de qué está hablando. No supieron manejar la situación en absoluto. Darle 17.000 entradas a los dos equipos", afirmó, "sabiendo que el Liverpool llevará 40.000 seguidores es de locos".

El magnate norteamericano incidió en señalar a la UEFA como el único responsable al definir el suceso como "el clásico caso del burócrata tratando de quitarse la presión de encima".

"Hubo seguidores que habían pagado sus entradas tras haber trabajado duro y cuando llegan al estadio les dicen que no hay más espacio ¿Se volvieron locos? Por supuesto que sí", concluyó.

[EFE][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×