Entre locos apasionados te veas y otro poco…

De periodistas… locos y otro poco. Locos, porque se apasionan en lo que hacen, cuidan cada detalle, buscan la mejor información aunque no hayan comido, pues el mejor alimento es el ego y...
 De periodistas… locos y otro poco. Locos, porque se apasionan en lo que hacen, cuidan cada detalle, buscan la mejor información aunque no hayan comido, pues el mejor alimento es el ego y reconocimiento que da lograr una nota que merezca felicitación del j

Alexander Jiménez | MEDIOTIEMPO (Enviado)Maturín, Venezuela. 30 de Junio de 2007

  • Tratan de arreglárselas en el Monumental

De periodistas… locos y otro poco. Locos, porque se apasionan en lo que hacen, cuidan cada detalle, buscan la mejor información aunque no hayan comido, pues el mejor alimento es el ego y reconocimiento que da lograr una nota que merezca felicitación del jefe inmediato.  Si a esto le agregamos otro poco… de personas que se pasean por el área de palcos (que andan igual de hambrientos) haciendo otro tipo de labores, el Monumental bien es una sucursal de un manicomio, que espera con ansías los encuentros de mañana. Los pasillos del área de palcos se encuentra atiborrados de gente, pláticas de todo tipo se escuchan en varios lados: entre ingenieros de radio y televisión, reporteros gráficos, camarógrafos, reporteros, voluntarios y trabajadores del Monumental, se hace un colage de diferentes acentos y formas de hablar. Todos trabajan a marchas forzadas para dejar todo al cien por ciento para los encuentros de mañana entre México-Ecuador y Brasil-Chile; las notas previas al encuentro se siguen trabajando, las televisoras hacen pruebas de todo tipo, las estaciones de radio de igual manera y los trabajadores del estadio siguen con su misión imposible, dejar el inmueble bien.

[mt][O.Martínez/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×