El Inter espera que el 'caso Chivu' termine como el 'caso Suazo'

El Inter Milán, que con un fax al Roma pareció retirarse de la puja por el defensa Christian Chivu, está a la espera de que el rumano mueva las piezas de forma muy parecidas a cuanto aconteció con...
El Inter Milán, que con un fax al Roma pareció retirarse de la puja por el defensa Christian Chivu, está a la espera de que el rumano mueva las piezas de forma muy parecidas a cuanto aconteció con el delantero hondureño David Suazo, que "tiró atrás" el tr
 El Inter Milán, que con un fax al Roma pareció retirarse de la puja por el defensa Christian Chivu, está a la espera de que el rumano mueva las piezas de forma muy parecidas a cuanto aconteció con el delantero hondureño David Suazo, que "tiró atrás" el tr

MEDIOTIEMPO | Agencias5 de Julio de 2007

  • "No hay acuerdo con el Roma pero sí con el jugador"

El Inter Milán, que con un fax al Roma pareció retirarse de la puja por el defensa Christian Chivu, está a la espera de que el rumano mueva las piezas de forma muy parecidas a cuanto aconteció con el delantero hondureño David Suazo, que "tiró atrás" el traspaso al Milán para fichar por el club interista.

El "caso Chivu" y el "caso Suazo", desde luego, presenta connotaciones muy parecidas: acuerdo del club poseedor de sus derechos federativos para su respectivo traspaso con otra entidad, que se entrometió en las negociaciones con el Inter, y deseo del jugador por ir al club milanés, con el que ya había cerrado un arreglo económico.

La diferencia principal en ambos casos radica en que si en el asunto Suazo el Inter anunció "guerra" al Milán, en el Chivu el club interista parece haber elegido una especia de "guerra fría" con la comunicación vía fax de una teórica "retirada" que, en realidad, no se antoja tal.

Suazo, nacido en San Pedro el 5 de Noviembre de 1979 y que llegó al Cagliari en el verano de 1999, a mediados del pasado Junio se vio envuelto en una "guerra" entre los dos eternos rivales milaneses.

Pese a haber pasado primero una revisión médica con el Inter de Milán, que ya tenía un acuerdo con Suazo y otro prácticamente cerrado con el Cagliari, fue sorprendentemente traspasado el 19 de Junio por el club sardo al Milán.

El acuerdo Cagliari-Milán se cerró sin contar con el jugador y motivó la inmediata respuesta del Presidente y propietario del Inter, Massimo Moratti, quien señaló que su club tenía la firma del Suazo y que las cosas no habían terminado con ese anuncio de traspaso.

Con posterioridad, y por medio de sus representantes, Suazo no aceptó un acuerdo con el Milán y ejerció la cláusula de rescisión existente en su contrato con el Cagliari, que le dejaba libre a cambio de 14 millones de euros. Terminó fichando por el Inter.

El "caso Chivu" es, con otros matices, muy similar. El jugador rumano no tiene cláusula de rescisión (no se usa en el futbol italiano), pero se sabe fuerte ya que termina contrato con el Roma el 30 de Junio de 2008. Entonces quedaría libre de fichar "a costo cero" por cualquier club.

Pero Chivu, según afirman desde entonces muchos medios, tiene desde hace una decena de días cerrado un acuerdo con el Inter: 4,5 millones de euros por cada una de las cuatro próximas campañas.

Un arreglo "pactado", al menos verbalmente (hay quien afirma que estaría firmado), que tuvo lugar hace apenas dos semanas cuando Chivu y su representante estuvieron en Milán reunidos con dirigentes del Inter e, incluso, cenaron con el "patrón" Moratti.

El Inter, que en medio mantenía negociaciones con el Roma, al que entonces ofrecía unos 11 millones de euros, daba tan suyo a Chivu que su propio Secretario Técnico, Marco Branca, durante la presentación oficial de Suazo como jugador interista (27 Junio), no dudó en afirmar: "No hay acuerdo con el Roma pero sí con el jugador, que ha manifestado en varias ocasiones su voluntad de jugar en el Inter".

Pero se metió en medio, primero, el Barcelona y, luego, el Real Madrid. El Roma, que daba al jugador por perdido (ha fichado en su lugar al brasileño Juan) vio en ambas intromisiones la posibilidad de aumentar su ganancia en la venta de un jugador que dentro de once meses pierde sin percibir euro alguno y que el próximo enero ya puede oficialmente comprometerse con otro equipo.

Así, el Roma ya se fue a la petición "inamovible" de 18 millones de euros, a los que no llegó ni el Barcelona ni el Inter; se dice que ambos se han quedado en los 14 millones de euros. Pero sí ha aceptado en los dos últimos días el Real Madrid.

Ayer mismo, el Roma anunció aceptar el acuerdo por escrito, vía fax, que le llegó del Real Madrid, dejando todo en manos de un acuerdo entre el club madrileño y Chivu.

El Inter, por su parte, envió un fax al Roma anunciando su retirada de la "puja" por Chivu. Algo que se antojaba extraño, pues el club interista parece dolido con la intromisión madridista y, además, desea al rumano para su defensa.

Hoy mismo, Moratti ha dejado entrever que deja todo "en manos de Chivu", al afirmar que el jugador "puede elegir su camino", apuntar que si rechaza la oferta del Real Madrid podría el Inter volver a las negociaciones, así como sentenciar que llega el rumano o su club no fichará otro defensa.

Es decir, la estrategia del Inter, como con Suazo, es que el jugador sea quien decante todo en su favor merced al acuerdo ya alcanzado con el mismo. Eso sí, un pacto ilegal y denunciable al ser realizados sin el consentimiento del club con el que los futbolistas tienen contrato, y antes de los seis meses anteriores a la conclusión del mismo.

Pero el Roma, al menos que Chivu no irrite a los dirigentes romanistas, no parece dispuesto a denunciar al Inter ni a su jugador, por varios motivos: los propietarios de ambos clubes (familia Sensi y Moratti) mantiene fuertes y viejos lazos de amistad, el rumano podría ser suspendido unos meses y, sobre todo, sabe que se le iría el próximo año sin percibir cantidad alguna.

En tanto, el jugador por medio de sus representantes, los hermanos Becali, parece seguir el "juego al Inter". Considera "bajas" las condiciones económicas ofertadas por el Real Madrid (unos 3,5 millones de euros por año, con contrato por cinco campañas) y golpea con unas peticiones que el club madrileño ve como muy elevadas (unos 5 millones de euros netos anuales).

Se ha entrado en un compás de espera que gusta al Inter. Recuerda también a cuanto aconteció en Junio 2004 entre los propios Roma y Real Madrid con el centrocampista Emerson el medio.

Emerson, entonces romanista y curiosamente hoy madridista, había llegado a un acuerdo con el Juventus Turín, mientras que el Real Madrid cerró uno con el Roma. Al final, el brasileño dictó sentencia y se fue al club turinés. La pelota está ahora en manos de Chivu, en quien confía el Inter.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×