Brasil y su gente dieron fuego cruzado a Chile

No se llenó el estadio pero eso no evitó que hubiera ambiente de sobra en las tribunas.
No se llenó el estadio pero eso no evitó que hubiera ambiente de sobra en las tribunas.
 No se llenó el estadio pero eso no evitó que hubiera ambiente de sobra en las tribunas.

Alexander Jiménez | MEDIOTIEMPO (Enviado)Estadio José Antonio Anzoátegui, Venezuela, 7 de Julio de 2007

  • Los brasileños fueron mayoría

No se llenó el estadio pero eso no evitó que hubiera ambiente de sobra en las tribunas.

No dejó de llover en todo el encuentro pero ni el agua que cayó, fue suficiente para mojar la pólvora que traían los brasileños lista para detonar y explotar ante Chile. Brasil puso la alegría, el futbol, puso los goles en momentos claves mientras que Chile puso el orgullo, pero con eso no basta cuando se tiene enfrente a un grupo de jugadores que en la cancha no trabajan, se divierten. Y es que los andinos mostraron poco futbol. Eso sí, demostraron y con mucha excelencia, que no necesitan mucho para armar gran desorden y desubicarse con facilidad; pagaron caros los errores. Mientras la Verdeamarelha ponía los tantos, los aficionados en la tribuna ponían el sabor con la batucada. Las camisetas amarillas eran mayoría y se notaban en todo el José Antonio Anzoátegui porque no dejaban de brincar después del tercer tanto; los pocos aficionados chilenos que había en la tribuna, se veían como su equipo en el campo, chiquitos ante el gigante. La lluvia no cesó, siempre estuvo el "chipi-chipi" que a los bailarines en la tribuna les servía para que el sudor que derramaban por la euforia del triunfo se perdiera; no faltó la clásica morena de "fuego" moviendo sus despampanantes caderas y busto, al ritmo de las letras musicales. La afición en las tribunas gozó, se extasió de alegría al ver como nada ni nadie detiene al gran Robinho y sigue siendo hasta el momento la gran figura de la Copa América. Es el más querido por toda la afición, se vio, se escuchó cuando salió del campo, es también el más seguido por todos los medios de comunicación del mundo. Tiene una desfachatez para jugar que asombra, lo difícil cuando pasa por sus pies lo hace parecer fácil. Mientras los brasileños y no brasileños, pero seguidores de esta Selección le daban rienda suelta a su imaginación para celebrar, los chilenos se bañaban en coraje e impotencia al ver como Humberto Suazo le cantaba a la desesperación demostrando que alcanza buena tonada pero, ante Brasil no pudo. ¡Chile no llegó ni a "chilacate" porque nunca dio color!

[mt][foto: D. Leah/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×