Fiebre por los dólares en Venezuela

En Venezuela, los aficionados y turistas que están en la Copa América han escuchado algo casi casi con la misma cantidad de repeticiones como el "México, México" en las tribunas de los estadios....
 En Venezuela, los aficionados y turistas que están en la Copa América han escuchado algo casi casi con la misma cantidad de repeticiones como el "México, México" en las tribunas de los estadios. Una pregunta que sale de las bocas de los venezolanos en cua

José Anguiano | MEDIOTIEMPO (Enviado)Caracas, Venezuela. 7 de Julio de 2007

  • Los dólares valen más en el mercado negro

En Venezuela, los aficionados y turistas que están en la Copa América han escuchado algo casi casi con la misma cantidad de repeticiones como el "México, México" en las tribunas de los estadios. Una pregunta que sale de las bocas de los venezolanos en cualquier cantidad de ocasiones en un solo día, y que se encuentra por doquier. Bares, restaurantes, plazas y hasta de voz de los propios taxistas como de los meseros.

"¿Usted trae dólares, pana?, yo le puedo cambiar, y a muy buen precio".

Ya ha quedado claro en otras oportunidades que la amabilidad de los venezolanos hacia el mexicano es incomparable, pero hay algo que se antepone a esa generosidad, que es el deseo por la moneda norteamericana. Contradictorio en un país que tiene "todos los motores en marcha rumbo al socialismo", como lo anuncian la infinidad de carteles que se ven aquí en la capital como en cualquier otro rincón de Venezuela.

Y es que en este país el dólar tiene un precio oficial establecido por el Gobierno, pero también tiene otro precio, el del mercado negro, ese que se ofrece en las esquinas, en los bares, en todos los lugares donde se dan cuenta que el tipo con el que se habla es extranjero, y de preferencia mexicano.

El dólar cuesta, según el mercado oficial, 2150 bolívares, sin embargo, en ese mercado negro y subrepticio puede alcanzar hasta los 4 mil bolívares, en algo inaudito y que sólo se ve en países con la situación que vive este.

Obvio, los mexicanos que por estas tierras se pasean lo ven como un paraíso, ya que el valor de la moneda de Washington alcanza casi el doble, por lo que los turistas y aficionados han hecho su "Agosto".

Es la ley de la oferta y la demanda, hay muchos compradores y también muchos vendedores, algo que es aprovechado al máximo.

-Amigo, ¿dónde está la ganancia del que compra el dólar a este precio?, le pregunto a un tipo que en Puerto La Cruz saca un impresionante fajo de bolívares y que está dispuesto a adquirir los billetes verdes de los acompañantes mexicanos.

"Lo que pasa es que yo soy comerciante, importo cosas, llevo y traigo mercancía a Miami y Panamá, todo fino ¿vale?, compro y vendo cosas, pero el Gobierno no nos deja comprar más de cinco mil dólares en los bancos y yo necesito más para poder trabajar", dice el hombre.

-¿Y ustedes tienen ganancia pagando esta cantidad?, se le insiste al hombre que pagó 3700 bolívares por cada dólar.- "Claro que sí, pana, si no, no le estaría cambiando a tus amigos", asegura con la certeza de que esa cantidad de dólares le van a dejar un muy buen rendimiento.

Este fenómeno económico refleja, como tantas otras cosas, la desigualdad social que se vive en Venezuela, una triste realidad, pero que como mexicanos, muchos no se dan cuenta, y sólo aprovechan, cambian dólares, se dan la vuelta y siguen la fiesta de la Copa América.

[mt][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×