Boca Juniors pierde más puntos y sale a buscar refuerzos

Boca Juniors ajustó al máximo su economía en los últimos meses, pero los cinco puntos perdidos en las dos primeras jornadas de la Liga Argentina le obligan ahora a buscar refuerzos, al menos para...
 Boca Juniors ajustó al máximo su economía en los últimos meses, pero los cinco puntos perdidos en las dos primeras jornadas de la Liga Argentina le obligan ahora a buscar refuerzos, al menos para intentar que estos resbalones no provoquen una caída profun

MEDIOTIEMPO | Agencias14 de Agosto de 2007

  • Ya no cuentan con Riquelme
  • También vendieron a Daniel Díaz

Boca Juniors ajustó al máximo su economía en los últimos meses, pero los cinco puntos perdidos en las dos primeras jornadas de la Liga Argentina le obligan ahora a buscar refuerzos, al menos para intentar que estos resbalones no provoquen una caída profunda.

Boca espera y desespera por Juan Román Riquelme y sigue soñando una nueva cesión de parte del Villarreal hasta finales de año, porque la primera terminó en Junio y el vacío que ha dejado es imposible de llenar.

Pero el equipo que dirige Miguel Ángel Russo se desprendió además del central Daniel "Cata" Díaz, traspasado al Getafe, y del lateral Clemente Rodríguez, fichado por el Espanyol de Barcelona, y entonces no sólo perdió creatividad desde el centro del campo hacia adelante sino que se ha desarticulado de manera preocupante en su defensa.

El equipo que ganó la Copa Libertadores nada tiene que ver con el actual, que igualó a cero en "La Bombonera" ante Rosario Central y perdió el domingo frente a Argentinos Juniors por 3-2.

Inmediatamente después de este traspiés sus dirigentes se pusieron en contacto con el Liverpool ingles para lograr el traspaso del lateral Gabriel Paletta, ex jugador del Banfield argentino, y con el media punta Leandro Gracián, del Monterrey mexicano, al que Russo entrenó en el Vélez Sarsfield.

Sin que se hayan profundizado demasiado las gestiones, también está latente la posibilidad de incorporar al delantero chileno Alexis Sánchez, del Udinese.

Hasta ahora, después de una extensa Pretemporada en Estados Unidos y a dos semanas de comenzado el torneo Apertura 2007, Boca Juniors sólo incorporó como refuerzo al centrocampista y lateral uruguayo Álvaro González, procedente del Defensor Sporting de Montevideo.

"No es fácil encontrar el futbolista que reúna las características necesarias para jugar en Boca. Competimos contra mercados que están muy por encima del nuestro y eso también se debe tener en cuenta", dijo Russo ante la prensa, aunque todos lo imaginan preguntar "¿Y? ¿Para cuándo?" cuando se reúne con los directivos.

Es que el equipo boquense de los últimos 180 minutos jugados en el Apertura no despierta ilusiones ni pasiones, y el panorama podría ponerse más oscuro cuando desde el 12 de Septiembre comience a participar en la Copa Sudamericana y más tarde, a finales de año, a jugar en el Mundial de Clubes.

El Presidente del club, Mauricio Macri, aseguró la semana pasada en México que Riquelme no podrá volver a jugar en su equipo, que es "imposible" por razones económicas, pero cuando terminó el partido del domingo el nombre del jugador volvió a la palestra y hubo dirigentes que insistieron en que todavía "hay que esperar".

Si Riquelme, que viajará mañana a España para sumarse a la plantilla del Villarreal, vuelve a las filas de Boca, podrá jugar a partir de la quinta o sexta jornada del Apertura según los cálculos más optimistas.

Antes de ello, el equipo tendrá que redoblar esfuerzos y su rendimiento frente a San Martín de San Juan, Gimnasia y Esgrima La Plata, Independiente y Huracán, todos equipos que ya han sumado más puntos que los boquenses en el primer tramo de la competición doméstica.

Russo ha dicho en las últimas horas, tras la derrota ante Argentinos Juniors, que se iba del estadio "con bronca".

"A nadie le gusta perder y el equipo, si bien en el primer tiempo tuvo el control del partido y lo buscó, en el segundo mostró deficiencias", agregó.

Después comentó que le marcaron tres goles "porque Boca es un equipo que siempre propone un juego ofensivo" y que a pesar de saber que el rival "es peligroso en el juego aéreo" sus muchachos "no lo pudieron contrarrestar".

"Pusimos una defensa alta pensando en el juego aéreo de ellos pero no funcionó", dijo el entrenador, quien antes de irse a casa aseguró que está "tranquilo". Pocos le creyeron.

[EFE][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×