Maradona cumplirá 10 años como ex futbolista

Sin estar seguro de que aquel iba a ser el partido final de su carrera, Diego Maradona hizo su última aparición en un campo de juego como futbolista profesional hace ya cerca de una década, el 25...
Sin estar seguro de que aquel iba a ser el partido final de su carrera, Diego Maradona hizo su última aparición en un campo de juego como futbolista profesional hace ya cerca de una década, el 25 de Octubre de 1997, cinco días antes de cumplir los 37 años
 Sin estar seguro de que aquel iba a ser el partido final de su carrera, Diego Maradona hizo su última aparición en un campo de juego como futbolista profesional hace ya cerca de una década, el 25 de Octubre de 1997, cinco días antes de cumplir los 37 años

MEDIOTIEMPO | Agencias24 de Octubre del 2007

  • Entró a la historia un medio día en México

Sin estar seguro de que aquel iba a ser el partido final de su carrera, Diego Maradona hizo su última aparición en un campo de juego como futbolista profesional hace ya cerca de una década, el 25 de Octubre de 1997, cinco días antes de cumplir los 37 años, tras 21 temporadas cargadas de éxitos y polémicas.

El "Pelusa" disputó con el Boca Juniors la primera parte del choque Clásico de Argentina ante el River Plate en el Estadio Monumental, que los Boquenses ganaron por 1-2.

Pocas horas después, encerrado en su casa, con dolores físicos, acorralado por la droga y sin deseos de volver a entrenarse, dijo "no va más" y cerró una parte de su historia que suma capítulos día a día sin solución de continuidad.

A diez años de aquella fecha y superados varios incidentes que lo tuvieron al borde de la muerte, Maradona acaba de jugar esta semana un encuentro de futbol sala en Bahía Blanca, en el sur de la provincia de Buenos Aires, ante una multitud que agotó las entradas para verlo otra vez con un balón en los pies.

Es que en el mundo del futbol, el aficionado común y el "asomado" a este deporte por su transcendencia y la fama de sus protagonistas continúan igualmente atraídos por la postal en la que Maradona y la pelota aparecen como si fueran una sola cosa.

Aquel partido histórico fue el último que perdió River Plate antes de proclamarse Campeón del Torneo Apertura 97, frente a un Boca Juniors que, además del mejor futbolista argentino de la historia, contaba en sus filas con un juvenil Juan Román Riquelme y el actual goleador del equipo, Martín Palermo, entre otros.

Posiblemente ese resultado haya tranquilizado a Diego a la hora de anunciar su retirada, ya que abundan los que aseguran que, por más que no pudiera levantar las piernas, Maradona habría estirado su carrera un poco más con tal de despedirse con una victoria ante su odiado River.

Pero el futbolista estaba presionado por un dopaje positivo que salió a la luz tras un partido anterior al derbi que jugó ante Argentinos Juniors y ya no tenía fuerzas para continuar pese a que contaba con un amparo judicial. Prefirió colgar las botas antes de que volvieran a sancionarlo.

La Asociación del Futbol Argentino (AFA) lo había suspendido, pero Maradona acudió a la justicia, denunció que había un complot en su contra y el juez Claudio Bonadío falló a su favor, aunque dispuso que fuera sometido a controles después de cada encuentro.

El 30 de Octubre de 1997, día de su cumpleaños, fue la octava vez que Maradona anunciaba su adiós como futbolista, y la definitiva, pese a todas las dudas que hubo al respecto.

En su último partido como profesional el equipo boquense, dirigido entonces por Héctor "Bambino" Veira, salió al campo alineado con Oscar Córdoba; Nelson Vivas, Jorge Bermúdez, Néstor Fabbri, Rodolfo Arruabarrena; Nolberto Solano, Diego Cagna, Julio Toresani, Diego Maradona; Diego Latorre y Martín Palermo.

Maradona fue sustituido en el descanso por Juan Román Riquelme, de 19 años; Claudio Caniggia salió por Vivas y Cristian Traverso por Latorre. Los goles los marcaron Toresani y Palermo (el tercero de su trayectoria en el equipo) y para River, equipo en el que jugaba el chileno Marcelo Salas, anotó Sergio Berti.

El partido en homenaje a Maradona se disputó cuatro años después en "La Bombonera", el 10 de Noviembre de 2001, entre un combinado argentino dirigido por Marcelo Bielsa y un Equipo de las Estrellas a cargo del actual seleccionador albiceleste, Alfio Basile, que la formación local ganó por 6-3.

"Yo me equivoqué y pagué, pero la pelota no se mancha", dijo Maradona aquella tarde en un discurso pronunciado tras el encuentro, en el que participaron notables jugadores como Riquelme, Matthaeus, Mauricio Serna, René Higuita, Cantoná, Careca, Stoichkov, Solano, Iván Córdoba, Valderrama, Francescoli, Ciro Ferrara, Zanetti, Aimar, Samuel y Suker, entre otros.

Casi dos años antes de este partido, a principios de 2000, estuvo al borde de la muerte al sufrir una crisis cardíaca en la ciudad uruguaya de Punta del Este y después vivió varios años en Cuba, donde se sometió sin rigor alguno a un tratamiento por su adicción a las drogas.

En aquellos tiempos su vida fue un calvario, sometido por el consumo de cocaína que redujo al mínimo su capacidad cardíaca y de resolución, y le llevó a la ruina económica.

Tocó fondo en 2004, cuando una recaída le dejó postrado en una clínica de Buenos Aires, alrededor de la cual se reunieron multitudes para manifestar su idolatría por el futbolista más importante de la historia argentina.

Se recuperó, bajó de peso y fue el presentador de un exitoso programa de televisión, pero a principios de 2007 el alcohol volvió a tumbarlo. Maradona sigue sumando capítulos estremecedores a su azarosa vida. Por enésima vez ha asegurado que está bien, y que tiene ganas de vivir.

Lejos del balón, a "Pelusa" le ha costado mucho mantenerse en pie.

ENTRÓ A LA HISTORIA UN MEDIO DÍA EN MÉXICO

El partido más trascendente en la carrera futbolística de Diego Maradona se disputó el 22 de Junio de 1986, bajo un sol hiriente en el mediodía mexicano cuatro años y ocho días después de la capitulación argentina ante los ingleses en la guerra por las Islas Malvinas.

Maradona subió en esa jornada a un pedestal reservado para un puñado de ídolos populares argentinos y no bajó nunca más.

El "pibe de oro" estaba cerca de cumplir los 26 años, llevaba casi diez como profesional y le quedaba cuerda en el carrete para once temporadas más de regates y polémicas. Ese día quedó trazada la línea entre el antes y el después en su carrera.

Se jugaban 51 minutos del partido de los Cuartos de Final del segundo Mundial organizado por México cuando Maradona no encontró mejor manera de superar en un salto al gigante portero inglés Peter Shilton que estirar su brazo izquierdo para darle un puñetazo al balón.

Gol. ¿Gol? Sí, gol. Porque el árbitro tunecino Alí Bennaceur señaló el centro el campo y se mantuvo firme en su decisión pese a las protestas de los jugadores dirigidos por Bobby Robson y a que estaba un poco aturdido y desorientado.

Hubo sorpresa, confusión. Delirio en un sector del estadio colmado por 114 mil personas e indignación en otros. Un gol ilícito que ha quedado como muestra inigualable de la colección de transgresiones de una personalidad del deporte que ha desatado por igual idolatría y rechazo.

"Cuando pienso en Inglaterra, no puedo sacarme de la cabeza a los pibes que murieron en la guerra de las Malvinas", había dicho "pelusa" días antes del aquel encuentro. Horas después del partido, cuando el asunto ponía rojos de bronca a los ingleses y a los defensores del Fair Play, Maradona dijo que había marcado el tanto "con la mano de Dios".

Pero cuatro minutos después de aquel hecho insólito, Diego mostraba al mundo su obra cumbre. El gol más bello en la historia de los Mundiales.

La jugada duró 10 segundos, en los que Maradona recorrió 60 metros con el balón dominado, eludió a seis jugadores ingleses y lo tocó suavemente ante la salida de Shilton. No han sido pocos los que aseguraron que aquel gol blanqueaba el anterior.

"Sufrí el gol más bonito que a uno le pueden hacer. Hasta lo sufrí como amante del gol que soy, porque debe ser el mejor de la historia de los Mundiales", dijo al día siguiente el goleador inglés Gary Lineker.

"Hice toda la jugada para pasarte la pelota, pero me encerraron y no tuve otra alternativa que seguir", comentó Maradona a Jorge Valdano en el vestuario.

"No lo puedo creer", atinó a decir éste. "Hizo todo lo que hizo y además pudo ver que yo iba por la izquierda del ataque. No lo puedo creer", añadió.

Maradona decoró su faena en aquel Mundial con dos goles a Bélgica en las semifinales y con otra genialidad en la final ante Alemania.

En esa ocasión el jugador símbolo del fútbol de Argentina midió magistralmente el espacio y la situación para meter un pase antológico a Jorge Burruchaga, también en el Azteca, cuando el partido estaba igualado 2-2 y faltaba muy poco para el pitido final del árbitro brasileño Romualdo Arpi Filho.

"Burru" tocó la pelota con clase, el guardameta Schumacher quedó desairado, el resultado quedaba consagrado con un 3-2 para el equipo albiceleste y minutos después Maradona alzaba la segunda Copa del Mundo lograda por los argentinos en la historia.

SU TRAYECTORIA FUTBOLÍSTICA

Diego Maradona jugó al futbol en tres equipos de su país (Argentinos Juniors, Boca y Newell';s Old Boys), dos de España (Barcelona y Sevilla) y uno de Italia (Nápoles) y disputó 91 partidos con la selección argentina, 21 de ellos en cuatro mundiales.

De sus 21 años de carrera profesional (1976-1997), estuvo siete en el Nápoles y su paso más fugaz por un club fue en el Newell';s Old Boys (1993), con sólo cinco partidos.

Esta ha sido su trayectoria:

- Argentinos Juniors: Debutó el 20 de Octubre de 1976, en el comienzo del segundo tiempo ante Talleres (0-1). Jugó con esa camiseta hasta 1980. Fueron 166 partidos con 111 goles anotados. El estadio del club, reconstruido, tiene su nombre.

- Boca Juniors: Debutó el 22 de Febrero de 1981 ante Talleres. Su equipo ganó por 4-2 y marcó dos tantos. Se proclamó campeón del torneo Metropolitano de ese año. Jugó 40 partidos y anotó 28 goles. Fue traspasado al Barcelona y regresó al club 14 años después, el 7 de Octubre de 1995. El 25 de Octubre de 1997 colgó las botas, la tarde en que los xeneizes vencieron a River Plate por 2-1. En esa segunda etapa boquense jugó 30 partidos y marcó 7 tantos.

- Barcelona: Debutó el 4 de Septiembre de 1982, ante el Valencia. partido que los azulgrana, con un gol suyo, perdieron por 2-1. Ganó la Copa de la Liga y la Copa del Rey. El 5 de Mayo de 1984 se despidió con una derrota, contra Athletic de Bilbao, en la Final de la Copa del Rey. Jugó 58 partidos y marcó 38 goles.

- Nápoles: Debutó el 16 de Septiembre de 1984 contra Verona. Perdió 3-1. En la Temporada 1986-87 el equipo napolitano consiguió su primer Scudetto y repitió el título en 1989-90. También ganó la Copa Italia de 1986-87, la Supercopa 90 y la Copa de la UEFA 1988-89. El 24 de Marzo de 1991 se despidió con una derrota contra Sampdoria, 4-1, partido en el que anotó el tanto de su equipo. Jugó 259 encuentros y marcó 115 goles.

- Sevilla: Su debut se produjo el 4 de Octubre de 1992, ante el Athletic de Bilbao, con una derrota por 2-1. Jugó 29 partidos y anotó 8 goles.

- Newell';s Old Boys: Fue la etapa más breve de su carrera en un club, que comenzó el 10 de Octubre de 1993. Jugó cinco partidos y no marcó goles.

- Selección Argentina: Tenía 16 años cuando jugó el primer partido con la absoluta albiceleste, el 27 de Febrero de 1977, contra Hungría, en "La Bombonera" (5-2). Fue Campeón Mundial en México 86 y Subcampeón en Italia 90 con 21 partidos en cuatro mundiales. Jugó 91 encuentros con 34 goles.EL GOLF, SU SEGUNDA PASIÓNDiego Maradona convirtió al golf, una actividad que requiere de paciencia y precisión, en su segunda pasión deportiva, afirmó uno de sus primeros maestros en esta disciplina, el colombiano Germán Calle Jr."Diego llegaba a Panamá y jugaba desde las once de la mañana hasta las siete de la noche, cuando la luz ya se lo impedía. Alcanzaba a jugar 36 hoyos. Siempre al lugar que viaja lo primero que busca ahora es una campo de golf. Así de apasionado es él por el golf", apuntó Calle Jr.El instructor recuerda claramente la vez que conoció a Maradona."Él llegó a jugar a Panamá justo antes del Mundial de (futbol de) Corea del Sur y Japón 2002 cuando yo era instructor del campo Summit, en Ciudad de Panamá. Salimos a jugar y le di un par de tips. A él le gustó y desde allí hemos establecido una gran relación", dijo Calle Jr.Al igual que con el futbol, ';el Pelusa'; también impresiona con sus cualidades dentro del campo de golf, alejado de las barras y las pasiones desenfrenadas que despierta el balompié."Me impresionó la habilidad que tiene, especialmente alrededor del green. Maneja muy bien el palo y hace que tiros que jugadores con handicaps muy bajos no pueden hacer. A mis alumnos también los dejaba boquiabiertos", afirmó el instructor.Calle Jr. recuerda que cuando conoció a Maradona, el ex futbolista pesaba cerca de 120 kilos, pero que aún así jugaba muy bien al golf."Nunca he visto a una persona que manejara tan bien su coordinación muscular. Le pegaba bastante bien a la bola, no tan largo pero sí bastante derecho", abundó.Calle Jr. evocó con asombro los malabares que Maradona hacía con la pelotita de golf y que le recordaron las jornadas que lo llevaron a ser uno de los más grandes futbolistas de todos los tiempos."A él lo acompaña siempre una persona. Llegaba un momento en el que pedía que lanzara lo bola hacia arriba y Diego la dejaba completamente dormida en la punta del pie izquierdo, como si tuviera un chicle. Luego la levantaba y comenzaba a dominarla con los muslos, el pecho, los hombros. ¡Impresionante!", apuntó.Maradona estuvo en Colombia hace un mes para someterse a un tratamiento odontológico y aprovechó esa visita para encontrase de nuevo con Calle Jr. y perfeccionar su juego de golf."Fuimos y jugamos un par de vueltas en el club Hatogrande (en las afueras de Bogotá). Diego está muy bien, es una excelente persona, aunque me dice que últimamente ha estado muy ocupado y no ha podido jugar tan seguido", señaló el instructor.¿Pero qué tan bueno es y puede ser Maradona jugando golf?, se preguntan los aficionados en las calles bogotanas."Actualmente puede jugar fácil un handicap 18, pero si practica y se dedica un poco más no tendría problemas para bajar a 12 o 10. Es una persona muy talentosa y que viene con una cualidad innata para manejar una esférica, sin importar lo grande que sea", declaró Calle Jr.

[EFE][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×