Steaua Bucurest 0 - 2 Sevilla

EL SEVILLA ACARICIA EL PASE A LA SIGUIENTE RONDA
EL SEVILLA ACARICIA EL PASE A LA SIGUIENTE RONDA
 EL SEVILLA ACARICIA EL PASE A LA SIGUIENTE RONDA

EL SEVILLA ACARICIA EL PASE A LA SIGUIENTE RONDA

MEDIOTIEMPO | Agencias7 de Noviembre de 2007

  • Manolo Jiménez debutó como timonel en competición europea

-Sigue la Champions League en Medio Tiempo

El entrenador sevillista Manolo Jiménez debutó con victoria en la Champions League al derrotar claramente a un muy flojo Steaua de Bucarest (0-2) con dos goles del brasileño Renato, y acaricia los Octavos de Final de la máxima competición continental entre clubes en su primera participación.

Con la victoria en la capital rumana, el Sevilla se coloca segundo del Grupo H con nueve puntos, uno menos que el Arsenal -que hoy empató en Praga ante el Slavia (0-0)- y cinco más que los checos. De esta forma, los de Jiménez, a priori, ya sólo tienen que jugarse el liderazgo de grupo con los de Arsene Wenger.

El duelo entre dos entrenadores debutantes en la Champions League, Marius Lacatus, ex jugador del Oviedo, entre otros, y Manolo Jiménez, cayó del lado del español. De hecho, el Sevilla no tuvo rival en el campo. El Steaua, séptimo en la débil Liga rumana a 15 puntos del líder, casi ni existió.

Jiménez apostó por dar entrada en el once inicial al joven extremo belga Tom De Mul en lugar del brasileño Luis Fabiano, cuyo puesto fue ocupado en la media punta por su compatriota Renato, mientras que en la banda izquierda se situó Jesús Navas, que jugó igual de bien por esa banda que cuando cambió a la derecha.

Antes de que se cumplieran los diez primeros minutos del partido, los de Jiménez ya habían tenido dos oportunidades claras para marcar, sin embargo, los tiros de Tom De Mul y de Renato, este último muy activo en todas las jugadas de ataque, salieron fuera por poco.

La superioridad tan aplastante del Sevilla hizo que el gol llegara casi por inercia. En el minuto 24, Jesús Navas sacó un córner y el danés Poulsen se adelantó a cuatro pasmados defensores rumanos para cabecear fuertemente hacia la portería. El rechace del portero lo aprovechó Renato para meter el primero.

El equipo que ahora dirige Manolo Jiménez es simplemente eso, un equipo hecho, más allá de quién lo dirija. Los jugadores parecen no haber acusado para nada la marcha de Juande Ramos, el forjador de este conjunto que ha ganado las dos últimas Copas de la UEFA y la última Copa del Rey. Jiménez sólo tiene que poner los cromos y no interferir en el orden establecido.

El Steaua, en cambio, es todo lo contrario. Se trata de un equipo desquiciado cuyo principal problema, además de la falta de calidad de sus futbolistas, es su excéntrico presidente, Gigi Becali, que, en cuatro partidos de Champions League hasta el momento, ha utilizado a tres entrenadores -Gica Hagi, Massimo Pedrazzini y Marius Lacatus-.

Los de Lacatus no tiraron ni un sólo tiro a puerta en toda la primera parte. El único método de acercarse a la portería de Palop, un espectador más esta noche, era colgar balones en cualquier lanzamiento de falta, por lejos que fuera. Además, la salida del balón desde la defensa es casi una tortura. El público del Steaua Stadium mostró su descontento con pitos.

El Sevilla pudo haber sentenciado el partido en la primera parte con un cabezazo de Poulsen que salió rozando el poste y con dos remates de Kanouté, siempre con ganas de machacar al rival. Pero no lo hizo y eso le dio vida al Steaua en el inicio del segundo periodo. Eso, y el hecho de que el Sevilla, incomprensiblemente, se relajó y entregó el balón.

El único momento en que los rumanos dieron constancia de su existencia en el césped fue en el primer cuarto de hora. A base de empuje, y con la entrada del delantero Goian, el Steaua disparó varias veces a puerta y tuvo a su favor unos cuantos saques de esquina, nada más que eso.

Porque los sevillistas volvieron a apretar los dientes en el minuto 65, cuando el lateral brasileño Dani Alves, que cada partido que pasa se parece más al de temporadas anteriores, llegó al borde del área, hizo dos paredes con Renato y pasó de tacón a Navas, quien centró para que el propio Renato rematara en plancha para sentenciar el partido.

A partir de ahí, el Sevilla se apoderó del balón y tuvo varias oportunidades para reflejar en el marcador un resultado de goleada que para nada hubiera resultado extraño. Navas casi marca en un tiro-centro y Renato estuvo a punto de completar una noche gloriosa con tres goles.

- Ficha técnica:

Steaua Bucarest: Zapata; Emeghara, Goian, Rada, Nesu; Nicolita, Petre, Lovin, Croitoru (Badea, min.46); Iacob (Surdu, min.62) y Dica.

Sevilla: Palop; Dani Alves, Mosquera, Dragutinovic, Adriano; Poulsen, Keita; De Mul (Diego Capel, min.63), Renato, Jesús Navas (Hinkel, min.89); y Kanouté (Luis Fabiano, min.68).

Goles: 0-1, min.24: Renato; 0-2, min.65: Renato.

Árbitro: Herbert Fandel (ALE). Amonestó a Emeghara (min.20) y Rada (min.56) por parte del Steaua Bucarest, y a Kanouté (min.20) y Adriano (min.54) por parte del Sevilla.

Incidencias: Partido correspondiente a la cuarta jornada del Grupo H de la Champions League, disputado en el Steaua Stadium de Bucarest ante unos 10.000 espectadores.

-Sigue la Champions League en Medio Tiempo

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×