Los niños chinos no quieren ser futbolistas

A diferencia de lo que ocurre en el resto del planeta los niños chinos no se miran en el espejo de los futbolistas, lo que se refleja en una caída galopante del número de licencias federativas y...
 A diferencia de lo que ocurre en el resto del planeta los niños chinos no se miran en el espejo de los futbolistas, lo que se refleja en una caída galopante del número de licencias federativas y se traduce en un grave problema de futuro para el futbol pro

MEDIOTIEMPO | Agencias20 de Nociembre del 2007

  • Les ha motivado más el baloncesto

A diferencia de lo que ocurre en el resto del planeta los niños chinos no se miran en el espejo de los futbolistas, lo que se refleja en una caída galopante del número de licencias federativas y se traduce en un grave problema de futuro para el futbol profesional del país.

Las cifras son elocuentes: actualmente sólo hay 30 mil jóvenes registrados en la Asociación China de Futbol (CFA, siglas en inglés), por los más de 650 mil que había en 1995 y 1996, el bienio de mayor auge del balompié en el gigante asiático, según datos publicados hoy por el diario "South China Morning Post".

El número de escuelas, ya sean de propiedad estatal o privada (una de las cuales pertenece al inglés David Beckham) ha pasado de 4 mil 200 a apenas 20 en poco más de una década.

China baraja la posibilidad de presentar su candidatura para organizar el Mundial de 2018, pero actualmente el interés del aficionado al deporte se ha desplazado a otras especialidades, fundamentalmente al baloncesto, alentado por el desempeño de Yao Ming en los Rockets, y el más reciente de Yi Jianlian en los Bucks.

"Si no hacemos lo suficiente para revertir la situación el problema dejará de ser una mera fuente convencional de preocupación", dijo Yang Yimin, Vicepresidente de la CFA, citado por el diario.

Yang asume la responsabilidad de la CFA en la situación y asegura que no se ha sabido canalizar adecuadamente el apoyo a los clubes o que se ha desatendido la cantera, dejando demasiado margen a las academias privadas.

Sin embargo, a nadie escapa que el devenir del fútbol chino tan sólo ha tenido eco internacional en los últimos años a causa de los escándalos de apuestas ilegales, partidos amañados o árbitros comprados, lo que se tradujo en una deserción en masa de los aficionados, cuya asistencia a los estadios en 2006 fue la más baja con una media de 10 mil 600 espectadores.

Tampoco ayuda la errática trayectoria del equipo nacional, que no da una verdadera alegría a los suyos desde que se clasificó para el Mundial 2002, ni el bajo caché de la Super Liga.

[EFE][foto: Xinhua]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×