Milán reina en el mundo con Kaká como emperador

El Milán se encaramó a la cima del mundo, con el brasileño Kaká como emperador, en una temporada que dominó con sendas revanchas; ante el Liverpool, en la Final de la Liga de Campeones, y contra...
El Milán se encaramó a la cima del mundo, con el brasileño Kaká como emperador, en una temporada que dominó con sendas revanchas; ante el Liverpool, en la Final de la Liga de Campeones, y contra el Boca Juniors, en el Mundial de Clubes.
 El Milán se encaramó a la cima del mundo, con el brasileño Kaká como emperador, en una temporada que dominó con sendas revanchas; ante el Liverpool, en la Final de la Liga de Campeones, y contra el Boca Juniors, en el Mundial de Clubes.

MEDIOTIEMPO | Agencias20 de Diciembre del 2007

  • Antes se quedaron con la Champions League

El Milán se encaramó a la cima del mundo, con el brasileño Kaká como emperador, en una temporada que dominó con sendas revanchas; ante el Liverpool, en la Final de la Liga de Campeones, y contra el Boca Juniors, en el Mundial de Clubes.

El club italiano comenzó la campaña bordeando el drama, sancionado con 8 puntos de penalización por su implicación en el caso de corrupción del futbol italiano y sin saber hasta el último momento si podría participar en la Liga de Campeones.

El equipo de Carlo Ancelotti penó durante toda la temporada en la Liga Italiana, lastrado por el déficit de puntos con la que comenzó el torneo, pero, como le ha sucedido a la mayoría de los emperadores, encontró consuelo en su reino, fuera de su país.

Conforme fue avanzando en la Liga de Campeones, se sintió fuerte y recuperó a sus mejores jugadores. Estuvo el incombustible Paolo Maldini, el increíble Clarence Seedorf, ganador de la Copa de Europa con el Ajax, el Real Madrid y el Milán y aún decisivo en el equipo de Carlo Ancelotti, el talentoso Andrea Pirlo y el implacable goleador Filippo Inzaghi, el artillero que más tantos ha marcado en la historia de las competiciones europeas.

Pero, por encima de todos, estuvo Ricardo Izecson dos Santos Leite "Kaká", que se coronó en la temporada en la que convirtió en efectiva su indiscutible calidad. Fue el máximo goleador de la competición y a su favor, logró una unanimidad poco común.

Fue elegido el mejor jugador del mundo por sus compañeros futbolistas (Premio FifPro), por los seleccionadores y capitanes (Premio FIFA) y por los periodistas (Balón de Oro y World Player).

"Todo ha ocurrido de una forma muy rápida y de un modo que nunca imaginé, pero la biblia dice que Dios nos da más de lo que nosotros pedimos", comentó tras recibir el último premio Kaká, un ferviente seguidor de la Iglesia evangélica desde que se librase por poco de quedar paralítico, tras un accidente en una piscina.

El éxito de Kaká dejó en un segundo plano al argentino Leo Messi y al portugués Cristiano Ronaldo, los otros grandes protagonistas de la temporada.

Messi se encargó de emular con su juego a Diego Maradona y, en un mismo mes, marcó dos goles idénticos a los que consiguió el "Pibe" contra Inglaterra, en el Mundial de México 86.

Ronaldo recuperó el título inglés para el Manchester United, al que incluso le sobraron dos jornadas en la Premier para acabar con la hegemonía del Chelsea.

El club inglés no sólo perdió el título de Liga. Meses después, a finales de Septiembre, se quedó sin el entrenador que le convirtió en un "grande": el portugués José Mourinho.

En España, el Real Madrid logró de una forma inimaginable un título de Liga que el Barcelona creyó tener en sus manos antes de tiempo, con Fabio Capello como técnico.

Esto no fue suficiente para que el entrenador italiano continuase en el cargo, porque en el club español se buscaba "excelencia en el juego", y fue sustituido por el alemán Bernd Schüster. Capello, no obstante, encontró un nuevo empleo antes de que concluyese el año y fue nombrado seleccionador inglés, con la misión de devolver el orgullo a los "pross", eliminados de la Eurocopa.

En Italia, mientras, el Inter aprovechó que el Juventus fue relegado a Segunda, que el Milán comenzó el torneo con ocho puntos menos y que el Roma nunca llegó a ser una opción seria. Prácticamente, se paseó de camino hacia su segundo "scudetto" consecutivo.

En Alemania, por último, sucumbió el Bayern, que se quedó fuera de la Liga de Campeones por primera vez en su historia, y de ello se benefició el Stuttgart, que no entró en los pronósticos hasta el último mes.

La temporada dejó otro gran triunfador; el Sevilla, que no sólo repitió título de la Copa de la UEFA, tras imponerse al Espanyol, en la tanda de penaltis de una emotiva final, sino que también concluyó el año como el mejor equipo del mundo, según la Federación de Historia y Estadística.

[EFE][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×