Austria va bien con la preparación de la Euro... Su Selección está mal

A cien días del pitido inicial de la Eurocopa que se celebra en junio próximo las instalaciones en Austria están preparadas, las autoridades ultiman los detalles pero la auténtica insuficiencia es...
 A cien días del pitido inicial de la Eurocopa que se celebra en junio próximo las instalaciones en Austria están preparadas, las autoridades ultiman los detalles pero la auténtica insuficiencia es deportiva, con una Selección local crisis de juego y de re

MEDIOTIEMPO | Agencias27 de Febrero de 2008

  • En el año sólo ha conseguido una victoria

A cien días del pitido inicial de la Eurocopa que se celebra en junio próximo las instalaciones en Austria están preparadas, las autoridades ultiman los detalles pero la auténtica insuficiencia es deportiva, con una Selección local crisis de juego y de resultados.

Desde hace meses las infraestructuras más importantes están virtualmente listas, a falta de los últimos flecos, y los aspectos de seguridad están ajustando sus últimos detalles.

A pesar de los mensajes de las autoridades de que todo va rodado, el último gran ensayo organizativo para la Eurocopa, el partido amistoso entre Austria y Alemania el pasado 6 de febrero en el estadio Ernst Happel de Viena, donde se jugará la final, mostró que aún quedan cabos sueltos.

El dispositivo de 600 agentes se vio superado por la afluencia de espectadores que llenó el estadio de casi 50.000 asientos, y aunque no hubo grandes incidentes, el dispositivo se paralizó por momentos.

El sistema de transporte público estuvo también superado por las circunstancias porque la prolongación del metro hasta el estadio sigue en obras, con los autobuses y tranvías abarrotado por los aficionados que tenían que luchar por hacerse un hueco.

Eso sí, hasta el inicio del campeonato, la ampliación de la red de transporte subterráneo estará lista, lo que promete facilitar mucho las cosas.

Las dudas sobre los aspectos de seguridad se agravaron el pasado domingo, cuando una manifestación de varios miles de serbios en Viena contra la independencia kosovar acabó en enfrentamientos violentos con los antidisturbios y se detuvo a cuatro personas.

En un país donde las huelgas se cuentan por minutos, la conflictividad social es mínima y los antidisturbios son invitados de piedra en las protestas, se ha empezado a dudar de la capacidad policial para gestionar situaciones con hinchas violentos.

"Como actuemos así también en la Eurocopa, entonces podemos decir: buenas noches", aseguró una fuente policial al diario Kurier sobre la tardanza en la actuación el domingo pasado, la mala táctica empleada, y la incapacidad de las fuerzas de orden público de poner bajo control a los manifestantes más violentos.

Otra preocupación es la mala forma de la selección austríaca, en el puesto 84 en el último mes en el ránking FIFA, flanqueada por "potencias" futbolísticas como Libia y Bahrein, que hace temer a muchos austríacos un ridículo histórico.

La Selección ha encadenado un raquítico historial en el último año, en el que sólo obtuvo una victoria, frente a Costa de Marfil, en 12 encuentros, caracterizados por el mal futbol y el aburrimiento sobre el terreno del juego.

Según una reciente encuesta, sólo un nueve por ciento de los austríacos considera que el combinado nacional hará un buen papel en la Eurocopa, mientras que el 34 por ciento "espera un milagro" y el 39 por ciento augura una actuación "catastrófica".

Por otro lado, el ambiente futbolístico es gélido. Ante las escasas perspectivas de la selección, la afición local carece de argumentos para ilusionar y no existe por el momento un ambiente futbolístico acorde a la que se considera el tercer mayor evento deportivo del planeta.

La competición es vista como un aspecto positivo por el 62 por ciento de la población local, aunque una gran parte teme que la competición haga subir los precios.

El ambiente festivo vendrá, es de esperar, con los aficionados extranjeros, que tienen muy difícil hacerse con una entrada a los pequeños estadios austríacos, similar a lo que sucede en Suiza.

La prensa alemana ha criticado el escaso aforo de los estadios austríacos, especialmente el de Klagenfurt, donde Alemania disputará sus dos primeros encuentros.

Los estadios austríacos cuentan con espacio para unos 30.000 espectadores, menos el Ernst Happel, el más grande, que tiene aforo para 50.000 y acogerá dos partidos de cuartos de fina, una semifinal y la Gran Final del torneo.

[EFE][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×