Bayern Munich quiere llegar a la Final de la Copa de Alemania

El Bayern Munich juega mañana la Semifinal de la Copa de Alemania contra el Wolfsburgo, en una situación que puede terminar convirtiéndose en una minicris si los dirigidos por Ottmar Hitzfeld no...
 El Bayern Munich juega mañana la Semifinal de la Copa de Alemania contra el Wolfsburgo, en una situación que puede terminar convirtiéndose en una minicris si los dirigidos por Ottmar Hitzfeld no logran el pase a la Final.

MEDIOTIEMPO | Agencias18 de Marzo del 2008

  • Bayern sólo ha sufrido tres derrotas

El Bayern Munich juega mañana la Semifinal de la Copa de Alemania contra el Wolfsburgo, en una situación que puede terminar convirtiéndose en una minicris si los dirigidos por Ottmar Hitzfeld no logran el pase a la Final.

La situación es curiosa porque la campaña del Bayern -si se exceptuan lo ocurrido en la última semana- ha sido casi impecable.

A lo largo de la temporada, el Bayern sólo ha encajado tres derrotas: dos en la Bundesliga y una en la Copa UEFA, en un partido sin importancia ante el Anderlecht al que ya había despachado en la ida con una victoria por 5-0.

El problema de momento es que dos de esas derrotas -ante el Anderlecht y, en la Bundesliga, ante el modesto Energie Cottbus- las encajó justo la semana pasada.

Las dos derrotas ya causaron preocupación y descontento. Ante el Anderlecht el equipo fue criticado por haber jugado sin plena concentración, probablemente por la tranquilidad de saber que la clasificación estaba asegurada. Y ante el Cottbus el Bayern tuvo una tarde negra y los propios jugadores no descartan que inconscientemente algunos hayahon subestimado al rival.

El diagnóstico más frecuente para describir la situación del Bayern es que la manera como ha venido dominando la Bundesliga y como ha ido avanzando sin problemas en la Copa y en la UEFA haya hecho que falte cierta mínima tensión de cara a los últimos compromisos.

Hitzfeld trató de revolver un poco las cosas, antes del partido contra el Cottbus, al tener una reacción algo desconcertante frente al deseo expresado por el argentino Martin Demichelis de no volver jugar en el centro del campo y regresar a su posición de central.

Hitzfeld respondió separando al argentino del equipo para el duelo contra el Cottbus el sábado y del entrenamiento del domingo para luego mostrarse magnánimo y permitir su regreso a la convocatoria para mañana, cuando muy probablemente volverá a formar pareja de centrales al lado del brasileño Lucio.

Los bávaros mismos parecen ponerse concientemente bajo presión para el duelo de mañana, inflando un poco la situación.

"Con seguridad, no vamos a tener un tercer partido sin tener éxito", dijo hoy el meta y capitán Oliver Kahn.

Bastian Schweinsteiger, por su parte, dice que la misión mañana no sólo es llegar a la Final sino además "callarle la boca a los críticos".

"Para el Bayern, perder dos partidos seguidos es como estar luchando contra el descenso", agregó Schweinsteiger para describir la situación.

Si el Bayern gana mañana, su mundo estará otra vez en orden. Líder cómodo en la Bundesliga, con cinco puntos de ventaja ante el Hamburgo, en semifinal de la UEFA -donde Hitzfeld hace esfuerzos para que a nadie se le ocurra subestimar al Getafe- y en la Final de la Copa.

Si pierde, en cambio, se hablará de crisis, se perderá la posibilidad de alcanzar la meta de ganar tres títulos ya habrá sin duda quien cuestionará las fuertes inversiones en fichajes.

El partido tiene un morbo adicional que es la presencia de Felix Magath, ex entrenador del Bayern, en el banquillo del Wolfburgo.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×