Santos 7 - 0 San José

Con cuatro goles del colombiano Mauricio Molina, el Santos se deshizo hoy con facilidad del San José boliviano, al que remachó con un contundente 7-0 que le permitió acercarse a la cabeza del...
 Con cuatro goles del colombiano Mauricio Molina, el Santos se deshizo hoy con facilidad del San José boliviano, al que remachó con un contundente 7-0 que le permitió acercarse a la cabeza del Grupo 6 de la Copa Libertadores.

CON CUATRO DE MOLINA SANTOS DESTROZÓ A SAN JOSÉMEDIOTIEMPO | Agencias 2 de Abril de 2008

  • San José cayó en desesperación

Con cuatro goles del colombiano Mauricio Molina, el Santos se deshizo hoy con facilidad del San José boliviano, al que remachó con un contundente 7-0 que le permitió acercarse a la cabeza del Grupo 6 de la Copa Libertadores.

El centrocampista colombiano se movió con inteligencia, distribuyó bien la pelota y, sobre todo, estuvo perfecto en el remate, con cuatro goles en su mejor noche desde que viste la camiseta del Santos y que, además, lo sitúan a la cabeza de la clasificación de goleadores de la Copa junto a Marcelo Moreno Martins y Ramírez, ambos del Cruzeiro brasileño .

A pesar de lo abultado del marcador final, el San José comenzó firme en defensa, y no facilitó la tarea de los brasileños, que tardaron en encontrar fisuras defensivas.

Fue en un disparo a balón parado y con dos jugadas afortunadas que los brasileños reventaron el planteamiento que había preparado el estratega boliviano Marcos Ferrufino.

El primer mazazo llegó en la ejecución de una falta al borde del área. Kléber, en lugar de chutar como hubiera sido previsible, la pasó bombeada al punto de penalti. Domingos se adelantó a la defensa y cabeceó a gol sin resistencia.

Sin casi tiempo para respirar, llegó el segundo del Santos en un potente disparo de Molina desde fuera del área.

El balón describió una parábola extraña, botó justo delante del guardameta Daniel Vaca y se coló junto al poste derecho.

El Santos, en vez de aprovechar para relajarse, ofreció sus mejores minutos explorando las bandas con un fútbol rápido y acosando el área de los bolivianos.

En una de esas ocasiones, Wesley se internó por la derecha, se deshizo de Carlos Alvarenga con un gesto rápido y centró la pelota, con la suerte de que rebotó en el pie de Carlos de Castro y quedó muerta en el centro del área para Molina, que llegó como una locomotora para enviar el esférico a las redes.

Al filo de media hora de la primera parte, Luis Palacios acabó con las posibilidades de su equipo, al provocar su propia expulsión en una jugada innecesaria.

El lateral se lanzó en plancha contra Kléber para recuperar un balón en

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×